Caruso seguirá con prisión preventiva hasta el final del juicio

Jesús Emanuel Caruso continuará cumpliendo la prisión preventiva por causa de lesiones, amenazas y desobediencia en contexto de violencia familiar.

Este miércoles se concretó la audiencia de revisión de la prisión preventiva que cumple el imputado Jesús Emanuel Caruso en una causa por lesiones, amenazas y desobediencia en contexto de violencia familiar.

La fiscal solicitó se mantenga la medida de coerción que pesa sobre el imputado, en tanto que no han variado las razones por las cuales se le dictó la medida; por su parte la defensa no opuso resistencia al pedido. Finalmente, la jueza penal resolvió mantener la prisión preventiva que viene cumpliendo el imputado hasta la finalización del debate, tal como lo requiriera la acusadora pública.

La audiencia fue presidida por Mónica García, jueza penal; por el Ministerio Público Fiscal actuó María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa de Caruso fue ejercida por Ariel Quiroga, abogado de la Defensa Pública.

En la fecha se vencía la medida de coerción que pesa sobre el imputado, por lo cual la fiscal solicitó se mantenga la prisión preventiva de Caruso hasta la realización del juicio, a realizarse el próximo 12 de octubre.

Por parte de la defensa no hubo ningún cambio en la situación de su pupilo ni otra posibilidad de ofrecer una alternativa, no se opuso al mantenimiento. Finalmente, la jueza penal resolvió mantener la prisión preventiva que cumple el imputado Caruso, hasta la finalización del debate, como lo solicitara la fiscal.

LA CAUSA

La causa fue elevada a juicio por un primer hecho de “lesiones leves en caso de violencia familiar”, acontecido el 1 de enero del 2020 que tiene a Caruso como protagonista que insultó a la víctima y comenzó a golpearla en la vía pública; luego un hecho de “amenazas telefónicas y desobediencia judicial” que fue el pasado 13 de abril del 2020; y un tercer hecho por el cual se solicitó la ampliación del objeto procesal el 12 de junio del 2020, cuando siendo aproximadamente las 19 Caruso a bordo de un vehículo se dirigió hasta el domicilio de la víctima, su ex pareja, pasando dos veces por el lugar y vulnerando la prohibición de acercamiento y contacto dispuesto.

El imputado poseía una tobillera electrónica por lo cual sus movimientos quedaron registrados en el sistema. Calificando esta ampliación como “desobediencia a la autoridad”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico