Cimadevilla se va de la Unidad AMIA con duras acusaciones contra Garavano

El titular de la Unidad Fiscal AMIA, Mario Cimadevilla, responsabilizó ayer al ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, de haber ordenado que no se acusara a los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia en la causa que, por encubrimiento, se les seguía en la investigación por el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina. El exsenador advirtió que "por el momento" no hay ningún acto administrativo sobre el cierre de la Unidad, pero consideró que es una "posibilidad concreta" por sus diferencias con Garavano.

El titular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla, aseguró ayer que todavía no hay definición oficial sobre el cierre de la misma, pero reconoció, en declaraciones efectuadas a medios periodísticos chubutenses que es una posibilidad que estaría basada en las diferencias públicas que tiene con el ministro de justicia de Nación, Germán Garavano.

El exsenador nacional por el radicalismo fue más allá y aseguró que Garavano ordenó no acusar por “amiguismo” a los cuestionados fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, investigados por presunto encubrimiento del atentado a la Mutual Israelita de la Argentina, ocurrido en 1994.

El Patagónico adelantó, en su edición de ayer, el futuro desplazamiento de Cimadevilla a partir de un movimiento, con pérdida de rango, que sufriría la Unidad, que dejaría de ser independiente para pasar a funcionar dentro del Ministerio de Justicia.

Cimadevilla consideró que la decisión del ministro nacional, Germán Garavano, se relaciona directamente con las diferencias que surgieron respecto a la causa judicial por el encubrimiento en la investigación original del atentado a la mutual AMIA y por el cual son juzgados desde el expresidente Carlos Menem hasta los jueces y fiscales que actuaron por aquellos años.

AMIGUISMO

En concreto, el dirigente radical chubutense recordó que en el juicio que investiga el atentado, desde la Unidad AMIA se sostenía que los fiscales acusados de encubrimiento, Mullen y Barbaccia, “debían recibir una condena, pero el ministro Garavano por una cuestión de amiguismo ordena no acusar a los fiscales; ahí viene el tema, ahí viene el problema y las diferencias”, denuncia Cimadevilla.

El titular de la Unidad dijo que no había otras razones que ese amiguismo para justificar la no acusación. “No hay otras razones, es el juicio más importante que tiene la Argentina, el atentando más importante en Latinoamérica, no es una causa cualquiera, no estamos discutiendo un homicidio culposo, es un juicio seguido por organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que tiene un veedor permanente; no hay lugar ni para amiguismos, ni para hacerse los distraídos”, afirmó.

En el mismo tono, el exsenador recordó que el jueves “una de las querellas ordenó pedir testimonio de los alegatos del Ministerio y pedir que se investigue al ministro por violación de los deberes de funcionarios público, abuso de autoridad y encubrimiento”.

Para Cimadevilla, “Garavano metió al gobierno argentino en algunos problemas” ya que afirmó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunció, a través de sus veedores que Argentina ha incumplido compromisos internacionales por no haber acusado.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico