Cómo resistieron las salas de cine la crisis y la pandemia

"Fue posible por el embolsado de la producción diaria de pochoclos del cine SudestadaPop que destinamos a kioscos y almacenes de barrio; el carro de comidas en el autocine; la productora Panorámica SRL; los préstamos familiares; los créditos del Banco Nación e ICBC; La baja de los alquileres de los dueños de los edificios y el apoyo del Municipio local", afirmó Gastón Ergas, responsable en Comodoro de los cines Coliseo y Español.

A la hora de reflexionar sobre la forma en que las salas cinematográficas locales sobrellevaron la crisis y la pandemia, Gastón Ergas recordó el proyecto Autocine de 2020, donde “nos sentimos acompañados por un estado nacional que colaboró vía los ATP a pagar parte de los sueldos”.

Fue un año con las salas cerradas, “hundiéndonos a la velocidad prevista (como un submarino). Nos tocó perder para sostener la empresa y el empleo de 21 familias. Los primeros 6 meses del segundo año el retorno fue al 30% de aforo de ingreso de público, y los otros 6 meses de aforo al 60% hasta el año 2022, cuando sentimos que en la idea de no cerrar fue peor el remedio que la enfermedad”.

Ergas evocó que en diciembre de 2021 “ofrecimos las concesiones de las salas a una cadena de cines argentinos del interior del país, como hizo la familia Escribano con La Proveeduría a la Cooperativa Obrera. Si valía 3 te pagaban 1 y entonces decidimos jugar a fondo y morir de pie como los árboles. En 2022 las empresas americanas que sostienen la economía de las salas en el planeta recién comenzaron a liberar material que tenían producido y no querían quemar por lógica falta de retorno de inversión”.

LOS CIERRES TAN TEMIDOS

La pandemia del Covid 19 y la crisis precedente de quiebra del país mega-endeudado ocasionaron el cierre de salas del 10 % de los cines de Argentina, en su mayoría de barrio. Eran cines de asociaciones, municipales/provinciales y de pymes locales como Sudestada SRL. La posición dominante en el mercado de las transnacionales pasó al 90%, además del crecimiento exponencial de las plataformas de TV como Netflix, Amazon, Disney, Paramount, etc, a donde se destinaron parte de las producciones de cine negadas por el cierre pandémico.

-¿Consideras que son un monopolio local ?

Nos gustaría deconstruir algunos conceptos sobre el supuesto monopolio que nuestra empresa tiene con el cine comercial en la ciudad. Siempre decimos que tenemos 1 cine y medio ya que el teatro, los shows de música, las conferencias, los actos de colación de grado, el cine argentino no comercial en el Espacio Incaa km1810, la Estación Federal de Cultura, los Ciclos de Cine de Embajadas, los Festivales de Cine de Montaña/Ambiental, el Cine Solidario, Cine Audiodescriptvo para No Videntes, Cine Distendido y otros eventos impulsados en la sala han sido parte de la industria cultural que cohabita en la sala Cine Teatro. El servicio de sonido e iluminación en sala lo hemos respetado por la prestación de pequeñas pymes de profesionales y técnicos de escena que circulan fomentando el desarrollo de esas profesiones, con equipamientos comprados, algunos en comercios locales.

El espacio es impulsado y sostenido económicamente por Sudestada SRL y en repetidas ocasiones y momentos del año los recursos económicos del cine comercial se vierten a la industria cultural que es deficitaria.

La convivencia consciente de los eventos culturales organizados por las diferentes comisiones de la Asociación Española y por los estamentos del estado desde la reapertura de la sala Cine Teatro en 1993, con Don Eusebio Saiz presidiendo la Institución, se sumaron a darnos convivencia y sustentabilidad mutua.

Creemos que monopolios de medios, comercio e industria son otros, y sin embargo ante las noticias del pronto cierre de nuestras salas en pandemia recibimos en el piso la crítica de seguidores de ciertos medios, periodistas al servicio de hacer daño desde la crítica teñida de discursos de odio, desde verdaderas sucursales periodísticas de medios de alcance nacional, inscriptos en monopolios satelitales, de fibra óptica y por ende de redes sociales y contenidos desde multimedios. Esa es nuestra conciencia monopólica al sudeste del país, la Patagonia y Chubut, y ese sentido si Dios quiere cumple 30 años en 2023.

-¿Hubo políticas para la industria nacional de cine?

La realidad habló por las políticas mixtas del estado municipal, provincial y nacional en este monumento histórico nacional (declaración de 2005), gestionado entre la Asociación Española y Sudestada SRL, ante el Congreso Nacional por el ex enador Marcelo Guinle y la exdiputada Eva García de Moreno, durante las gestiones de comisión directiva de los presidentes José Morales Expósito, Carlos Iglesias Menéndez. A todos ellos nuestra gratitud eterna. Las gestiones derivaron en las etapas del proyecto de refacción que resta terminar, en el techo, boca de escenario, telón, ingeniería de escena y camarines. Y en la creación de dos espacios: el Incaa y la Estación Federal de Cultura cerrados desde 2016.

-¿Es fundamental el estado?

Lo es en Argentina y en las potencias cinematográficas del mundo, donde se fomenta con políticas en áreas de producción/distribución/publicidad/exhibición de cine; es más: dos de los presidentes neoliberales de la potencia mundial más importante, Estados Unidos, provienen de los Estudios de Cine: Nixon y Reagan.

Fueron y son muy importantes las oficinas de transculturación o batalla cultural que se ha desarrollado desde la Casa Blanca, y además generaron tecnología de comunicación, información y contenidos muy atractiva. Hoy tiene más penetración cultural en Medio Oriente un SmartTv o un Iphone que la Biblia, el Corán o el Libro La Doctrina Shock, de Naomi Klein.

La relación de facturación de nuestra empresa privada con el estado no supera el 5%; no lo defendemos por prebendas. Concebimos necesario un estado fuerte para potenciar estas industrias, pero además consideramos la eficiencia y eficacia válidas para seguir mejorándolo. Sabemos que dichas palabras símbolo e ideas fuerza fueron impuestas por el neoliberalismo para demonizar el estado e insertar las privatizaciones y saqueos ocurridos entre 1989 y 2002 y entre 2015 y 2019; tiempos del país y la región latinoamericana donde desembarcaron shoppings multipantalla, provocando disrupción o golpe de quebranto económico, sin precedentes para los empresarios nacionales y toda la industria de cine argentino, que derivó en el cierre de importantes edificios de cines-teatros que fueron transformados en librerías, perfumerías, supermercados o Iglesias.

-¿Cine en plataformas o cine en el cine ?

Ambos sistemas. Valoramos la diversidad de formatos y empleos que generan. Quienes amamos el cine en el cine por diferir con otros medios audiovisuales, en ser un fenómeno de espectación comunitaria, inscripto en una cámara oscura con espacio de sonido envolvente, relación de espectador/pantalla grande, que permite destacar y potenciar los componentes creativos de la imagen, vía luz reflejada sobre una tela blanca perlada y perforada, a diferencia de las pantallas de celulares, Tv y pantallas Leds que emiten con luz propia y condenan a la individuación de la post modernidad sobre todo pandémica.

-¿Por qué es necesaria la política de cine?

El cine no es solo un producto comercial, es cultura y política. La cultura en el mundo hasta ahora es deficitaria; hay que fundacionarla desde las instituciones, subsidiarla vía la inversión del estado, impulsarla con políticas de sponsoreo y mecenazgo de marcas de empresas privadas y bancarla.

Depende de políticas para afianzar su industria, además de la producción de contenidos creativos inscriptos en géneros documental/ficción que nos identifican como país y que profundizan nuestra forma de ver, la memoria y las costumbres que nos brindan pertenencia y sentido audiovisual identitario. Para ello sobre todo fue creado el INCAA, institución que algunos afiebrados pretenden cerrar. Restauraremos la huella, preservando lo bien logrado y con sentido audiovisual de industria nacional.

Cómo resistieron las salas de cine la crisis y la pandemia (3).jpeg
Cómo resistieron las salas de cine la crisis y la pandemia (2).jpeg

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico