Compromiso y reconocimientos en la vacunación de los mayores

El personal municipal trabaja sin descanso para lograr inmunizar cuanto antes a la población más vulnerable. Ya se aplicaron 1800 dosis para los mayores de 70 años y se otorgaron 2520 turnos para el resto de la semana. Este lunes se suma un vacunatorio.

A cargo del plan Detectar y el Call Center, la vacunación contra el Covid-19 fue otro de los grandes desafíos que adquirió el Municipio en esta pandemia que en Argentina está por cumplir un año desde el decreto de cuarentena obligatoria.

La Secretaría de Salud ha trabajado sin descanso desde el primero momento y en la actualidad afronta la etapa más esperanzadora que es la vacunación de las personas mayores y de riesgo. Es una tarea que demanda una logística difícil y precisa para evitar que las personas permanezcan mucho tiempo fuera de sus domicilios. Sin embargo, el personal se ha organizado de forma tal que solo reciben menciones de gratitud por parte de los vacunados.

Además de los funcionarios a cargo, Carlos Catalá y Gabriela Simunovic, esta logística, que a partir de este lunes se replicará en el Gimnasi Municipal 4 de Km 8, es organizada por Jimena López -jefa de vacunatorio- y Elías Barriga (director de enfermería).

“Estamos desde las 8 de la mañana, sábado y domingo, ayer aplicamos 430 dosis y hoy también. Durante el fin de semana trabajamos únicamente todo el equipo de la Secretaría de Salud, con un compromiso inmenso para avanzar en lo que es la campaña y poder vacunar a todos los mayores de 70 años cuanto antes y luego seguir con el resto de la población de riesgo”, explicó Jimena López sobre el cierre de una nueva jornada agotadora desde lo laboral, pero feliz desde lo emocional.

En ese marco, rescató “el compromiso de los compañeros de lunes a domingo porque tenemos muchos que hacen doble jornada porque trabajan también en otras instituciones, incluso algunos que la Secretaría ´cede´ al Hospital Alvear u otras instituciones para atender la urgencia, y los fines de semana están acá trabajando cuando podrían estar descansando”. Durante la semana el trabajo es complementado con voluntarios de la UNPSJB, Cruz Roja y personal de Provincia.

AGOTADOS, PERO SIN BAJAR LOS BRAZOS

“Hemos tenido un año muy complicado, la Secretaría ha tenido el compromiso con el Plan Detectar, el Call Center y ahora con la campaña de vacunación. Pese al cansancio vienen a trabajar con buen ánimo, con buen trato y eso se refleja en el agradecimiento de los adultos mayores por la atención y organización”, destacó.

“Sabemos que hay mucha ansiedad, pero les pedimos paciencia con la seguridad de que vamos a vacunar a todos”, añadió.

Por su parte Eloy Barriga, a cargo de la Dirección de Enfermería, resaltó el trabajo en equipo: “con un año muy difícil, estamos tratando de sobrellevarnos entre nosotros, generar un buen clima de trabajo y mostrárselo a esos adultos mayores que vienen a vacunarse después de tanta espera. Estamos para la sociedad, para ayudarlos, para tratar de remar esta situación entre todos”.

Sobre el trabajo, reconoció que “terminamos tarde todos los días pero es una gran satisfacción ver a los abuelos, vienen parejitas a vacunarse y se van felices. Hoy vino una pareja y se pusieron a bailar porque cumplían 57 años de casados. Es una recompensa enorme porque nosotros ponemos todo nuestro empeño para hacerlos sentir bien”.

Por último, llevó un mensaje a la población que tiene la necesidad de vacunarse cuanto antes: “Sabemos que hay mucha ansiedad y se generan quejas porque no consiguen turnos, pero es muchísima la demanda y les pedimos un poquito de paciencia porque son los primeros días. Los turnos van a habilitarse y vamos a vacunar a todos”.

ANTONIO, EL COROLARIO DE 1800 VACUNADOS

index.jpg

Antonio Varón tiene 84 años y fue el último en ser vacunado este domingo en el Gimnasio 2, al completarse 1800 dosis para mayores de 70 años.

En ese contexto, se manifestó “contento con poder vacunarme, me sacó el turno con mi hija, menos mal que consiguió porque fui el último del día. Ya con esto uno va más tranquilo”.

Sobre el año de pandemia que está a punto de cumplirse en unos días, afirmó que “yo me cuidé demasiado, no he salido casi para nada porque soy jubilado, así que no tengo que salir a trabajar. Se hizo largo el año, pero no tenía miedo porque no salía. Ahora, si se puede, vamos a salir un poquito más”.

A su vez, reconoció que lo que más extrañó durante todos estos meses fue “al resto de la familia, los amigos, porque íbamos al Centro de Jubilados del Petróleo donde teníamos un conjunto de baile y se suspendió todo durante todo el año. Nos faltó contacto con la gente, ojalá esto se termine pronto”.

Por último, valoró el sistema de vacunación llevado adelante por el Municipio a través de la Secretaría de Salud en el GMN°2: “Me trataron de diez, todo rápido, con amabilidad y sin dolor”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico