Con cupos limitados, continúa el trabajo intenso

Su coordinador, Flavio Benítez hizo hincapié en el profesionalismo y el compromiso que deben asumir los deportistas en el establecimiento de entrenamiento deportivo.

Desde enero funciona nuevamente en el gimnasio municipal N°1 el área destinada al entrenamiento de mediano y alto rendimiento para atletas de Comodoro Rivadavia, denominado Departamento Metodológico, el cual tiene como coordinador al profesor Flavio Benítez.

El mismo funciona de 8 a 13 con el profesor Héctor “Toto” Campos y por la tarde de 15 a 21 con los profes Carlos Grünewald y Juan Manquecheo.

“El reinicio a la actividad es muy movido teniendo en cuenta también que los deportistas pasaron muchos tiempos sin realizar actividad. Entonces, a la hora de la vuelta hay que ser muy precavidos con el manejo de las cargas y los ejercicios para que no ocurra ninguna lesión en los deportistas”, comentó en entrevista el coordinador Flavio Benítez, quien también profundizó sobre las medidas de protocolo sanitario por la pandemia Covid-19, y lo que esto genera en el trabajo diario del gabinete.

“Decimos muy movido es mucha cantidad de deportistas queriendo ocupar el espacio que por ahí venían ocupando antes. Debemos tener en cuenta ahora que estamos transitando un proceso de pandemia en donde hay ciertos protocolos, y uno de los puntos es la disminución de gente por turno. Antes estábamos teniendo 20 o 30 personas por turno, lo cual ahora es imposible, porque el lugar no lo posibilita y necesitamos mantener un distanciamiento”, explicó Benítez.

“En estos momentos lo que manejamos son ocho personas por hora, de forma estricta. El deportista tiene que venir en su horario, no puede venir ni antes, ni después, y se tiene que retirar a la hora de haber entrenado”, agregó el coordinador, quien comentó que se trabaja con un sistema de turnos por hora, dos o tres veces a la semana, siendo la excepción de entrenamiento todos los días aquellos atletas profesionales en competencia a nivel nacional o internacional.

“Al disminuir el número, tenemos que ponernos más estrictos en la selección de esos deportistas. Lo que buscamos en los deportistas es que tengan un currículum o una proyección. Al hablar de proyección, es que sean menores de 19 años, y ya tengan proyección de Epade, Araucanía o selección. Al hablar de currículum, uno se refiere a los deportistas profesionales que compiten a nivel nacional o internacional”, describió.

PROFESIONALISMO Y COMPROMISO

Un punto importante a destacar trata que no solo se evalúan condiciones deportivas o nivel competitivo, sino también el nivel de compromiso con los entrenamientos.

“El deportista que es profesional necesitamos que sea profesional en toda su dimensión, tanto en lo deportivo y lo competitivo, como en el entrenamiento y en el cumplimiento de las tareas que se le asignan, atendido de manera profesional con todos los especialistas que están acá, sean nutricionistas, psicólogos y demás profes que hay. De igual forma, a los chicos de mediano rendimiento con proyección, intentamos inculcar ese sentido de profesionalismo, horarios, compromiso. Y en eso somos muy exigentes”, aclaró Flavio Benítez, coordinador del Departamento Metodológico.

“Al deportista que no esté a la altura de cumplir un profesionalismo en el compromiso nosotros le pedimos que por favor se aparte, ya que tenemos poco espacio, para poder darle ese espacio a otro deportista que quiera asumir ese compromiso. Se está basando en esto la selección de los atletas aquí”, sostuvo.

En este sentido, Héctor “Toto” Campos aclaró: “Es lo que más hay que recalcar a los jóvenes. A veces es complicado, más en edades tempranas. En el mediano rendimiento, el joven está empezando a entrenar todos los días. Salir del entrenamiento y descansar para luego tomar el segundo turno de cada deporte. Es difícil, son pequeños que quieren salir a la plaza, dar vueltas. Pero hay que explicarles, que yo no los obligo a venir. Como profe, como ejemplo con mis alumnos de judo, ellos me dicen que quieren entrenar, entonces yo quiero que me respondan de la misma manera que yo les respondo, viniendo todos los días y cumpliendo con los objetivos. Lo mismo ocurre con otros deportes”.

Luego, Flavio Benítez finalizó: “Los procesos deben ir acompañados de la voluntad tanto del profesor como del deportista. Si las dos partes se comprometen, siempre hay una mejora, pero necesitamos las dos partes. Sabemos que hacemos nuestra parte y exigimos el mismo comportamiento y la reciprocidad en ese compromiso. Una vez que se genera esa relación, que primero es profesional pero luego se transforma en una amistad, los resultados vienen solos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico