Condenan a 16 y 13 años de prisión a dos hermanos

Ariel Zabala fue hallado culpable de haber ingresado a una casa y haberle disparado a la víctima para robarle un televisor. Recibió una pena de 16 años de prisión de cumplimiento efectivo. Su hermano Sergio Zabala, quien lo esperaba en un auto en el que escaparon, recibió 13 años de prisión como partícipe necesario. También está implicado en el homicidio un tercer hombre que todavía no pudo ser identificado por la Justicia.

El tribunal de enjuiciamiento integrado por los jueces José García, Mirta Moreno y Marcelo Orlando comunicaron ayer a la parte acusadora y la defensa, la pena resuelta por unanimidad de 16 años de prisión efectiva para Ariel Angel Zabala, alias “chili” y de 13 años de prisión para su hermano Sergio Miguel Zabala, alias “gorda”. Ambos fueron encontrados penalmente responsables por el homicidio de Lucas, Reyes, de 22 años, ocurrido en Trelew el 26 de marzo de 2017.

Ariel Angel Zabala fue encontrado autor material y penalmente responsable de los delitos de homicidio agravado por haber sido cometido con un arma de fuego, en concurso real con hurto simple en carácter de autor, artículos 41 bis, 45, 79 y 162 del Código Penal. De esa manera, se le impuso una pena de 16 años de prisión de efectivo cumplimiento.

En el mismo acto resolutorio los magistrados determinaron la condena de Sergio Miguel Zabala, como partícipe necesario en los delitos de homicidio agravado por haber sido cometido con un arma de fuego en concurso real con hurto simple, artículos 41 bis, 45, 79 y 162 del Código Penal, por lo que le aplicaron una pena de 13 años de prisión de efectivo cumplimiento.

El Ministerio Público Fiscal, representado durante este proceso por la fiscal general María Tolomei había solicitado 17 y 14 años de prisión de manera respectiva, basándose en los agravantes que incidieron para la determinación de las penas.

Con la comunicación por parte del tribunal de las condenas correspondientes culmina la etapa de un extenso debate donde los jueces valoraron las pruebas testimoniales y documentales acercadas por la fiscalía que permitieron acreditar lo sucedido el 26 de marzo de 2017, cuando Lucas Reyes fue ultimado por Angel Ariel Zabala.

Angel Zabala ingresó a la vivienda donde se encontraba la víctima y le efectuó varios disparos a Reyes, quien quedó gravemente herido. Su muerte se produjo tres días después en el hospital donde se hallaba internado.

Tras dispararle a Reyes, Angel Zabala y otro hombre no identificado se apoderaron de un televisor de 42 pulgadas propiedad de la víctima, juntaron las vainas de los proyectiles utilizados y ascendieron a UN vehículo donde los esperaba Sergio Zabala.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico