Dieron a conocer los identikits de los supuestos homicidas de Puerto Deseado

La División Criminalística de Caleta Olivia dio a conocer los identikits de los supuestos asesinos del niño de cuatro años en Puerto Deseado, luego de recabar el relato de la víctima de 44 años que fue abusada por estos mismos sujetos.

Desde la División Criminalística de Caleta Olivia solicitaron que se de máxima difusión de las imágenes de los supuestos homicidas del niños de cuatro años y violadores de la mujer de 44 años, para poder dar con el paradero de los autores del aberrante crimen.

Hasta el momento hay demorados, tanto en Caleta Olivia como en Puerto Deseado, que reunirían características similares. Sin embargo, aún no hay datos certeros de que se trate de los agresores.

Según detallaron fuentes policiales el sujeto que abusó de la mujer tenía el rostro con cicatrices como " acné ", de entre 25 y 30 años de edad , de baja estatura , delgado y puede tener una lesión en rostro o cabeza producto de agresión de defensa de la víctima .

El sujeto que retenía al menor era de unos 20 años de edad o menor , de similar estatura y contextura física de cabello ondulado. Uno vestía jeans , y el otro jogging ; ambos con buzo con capucha.

EL HECHO

La mujer (MMA, de 44 años) caminaba por el sector playa de Punta Cavendich junto a su hijo, Santiago Luciano Ricardo Subelza (4), cuando fue abordada por dos hombres por la espalda, que la amenazaron con un arma blanca.

A partir de allí, la llevaron a un sector rocoso y oculto donde, mientras uno la abusaba sexualmente, el otro mantenía sujeto al menor con el cuchillo en el cuello. Intentó resistirse y agredió a un atacante con una piedra, pero luego amenazaron con matar al niño. A este le sacaron los cordones de las zapatillas y maniataron a su madre. También le colocaron medias en la boca para que no gritara y pudiera pedir ayuda.

En un momento, la víctima vio el rostro de uno de los agresores y este le gritó al otro que la mataría. “No voy a ir preso de nuevo”, habría exclamado y le golpeó salvajemente la cabeza con una piedra para asesinarla.

La mujer simuló estar muerta para salvarse. “Está muerta, vámonos”, habrían dicho los violentos. Esperó a que se retiraran del lugar para, como pudo, levantarse e ir en búsqueda de auxilio. Caminó hasta las proximidades del autódromo, ubicado a unos diez minutos a pie, adonde finalmente pudo recibir ayuda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico