Diputada sesionó virtualmente con su bebé en brazos

Mientras un senador nacional pone un falso fondo para aparentar que está presente en la sesión y un diputado nacional realiza actos sexuales, una diputada provincial visibilizó la situación que atraviesan miles de madres en el país, el tener que trabajar y atender a sus hijos al mismo tiempo.

Las sesiones virtuales nutrieron las páginas de los medios en los últimos meses tanto por los debates de los proyectos de ley como por los escándalos que generaron. Desde el affaire Juan Ameri hasta la vergonzosa trampa de Esteban Bullrich de poner una foto suya para simular estar presente en los debates mientras los abandonaba, las sesiones dieron mucha tela para cortar.

Sin embargo, la diputada bonaerense, Micaela Morán, mostró la otra cara de las sesiones virtuales y demostró que no todo es escándalo. Al momento de su exposición Morán sorprendió a todos porque lo hizo con su pequeño hijo en brazos.

La legisladora había pedido los cinco minutos de reglamento para justificar un proyecto suyo que no fue aprobado para tratarse sobre tablas, pero a la hora de hablar alguien más requería de su atención. Fue así que Morán brindó su exposición parada, sosteniendo a su pequeño con una “guagua”, mientras el niño intentaba “conversar” con su mamá.

Al tomar la palabra, la diputada pidió “disculpas por la desprolijidad”, pero Rubén Eslaiman, que en ese momento presidía la sesión, le envió el “saludo” de todos los presidentes de los bloques para Milo, el protagonista más pequeño de la sesión.

Lejos de ser un escenario risueño, esta situación visibiliza algo que sucede en miles de hogares en la Argentina, que es la sobredemanda que sufren las madres que además de encargarse del trabajo deben hacerse cargo de las tareas del hogar y cuidado de los hijos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico