Dos juveniles de CAI seguirán su formación en San Lorenzo

Rodrigo Salazar y Carlos Rodríguez viajaron la última semana a Buenos Aires para incorporarse a las divisiones inferiores de San Lorenzo de Almagro. En diálogo con el Departamento de Prensa de la CAI, manifestaron su felicidad por esta oportunidad que les llegó para continuar su formación, y valoraron su paso por el "Semillero Patagónico".

Por estos días Rodrigo Gabriel Salazar (16) y Carlos Abraham Rodríguez (16) viven un presente de ensueño. Es que hace una semana viajaron a Buenos para incorporarse a las divisiones inferiores de San Lorenzo, donde continuarán su formación con el objetivo de llegar a ser futbolistas profesionales.

Rodrigo y Carlos se suman así a la enorme lista de jugadores formados en la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) que continuaron su formación en un club de Primera división, tal como sucedió con Tomás Conechny y el propio Sergio Romero, arquero de la Selección Nacional que se perfila para disputar su tercer Mundial.

Rodrigo llegó al “Semillero Patagónico” a los 12 años, proveniente de un equipo de Caleta Olivia, Santa Cruz. El defensor por derecha en un principio viajaba a diario a Comodoro Rivadavia para entrenar en el club, y luego de un tiempo pudo quedarse en la pensión, donde vivió los últimos dos años.

“La CAI me dejó bastantes cosas, mucha experiencia, viajes. Estoy muy contento por lo que me ha dado el club. Arranqué a los 12 años cuando me fui a probar, tuve la oportunidad de quedar y en los últimos meses me habían subido a Primera, y entrené en el Federal”.

A Rodrigo, los entrenadores de San Lorenzo lo vieron en el viaje de evaluación que cada año realiza la CAI a Buenos Aires para enfrentarse ante los equipos más importantes de Argentina.

Luego de haber disputado el Mundialito de Valdivia, entre otros torneos, el joven sabía que era una buena oportunidad para ser visto.

“Le gustó como jugué y gracias a Dios se me dio. Para mí es una oportunidad muy grande, pensé que nunca me iba a pasar esto. Pero gracias a Dios, haciendo las cosas bien, se me dio. De a poquito se llega lejos”, reflexionó Rodrigo que ya se entrena con la Sexta división del “Ciclón”.

Carlos, por su parte, llegó a la CAI desde el club Ever Ready de Trelew. En agosto del último año fue visto en el torneo EPADE de El Calafate y posteriormente comenzó a entrenar en el club. Al igual que Rodrigo, el marcador central fue visto por los entrenadores de San Lorenzo en el viaje que la CAI realizó en diciembre a Buenos Aires.

De pocas palabras y conciso, el defensor del barrio Arturo Illía aseguró que está viviendo “una experiencia muy linda”.

“Me fui a la CAI para llegar a esto. No pensé que se iba a dar tan rápido, pero sabía que en diciembre teníamos un viaje y era una posibilidad. La idea fue aprovecharlo. Estoy muy contento”, admitió el joven surgido del Semillero Patagónico.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico