El delegado del IPV fue desplazado luego de la denuncia de trabajadoras

El presidente del Instituto Provincial de la Vivienda, Carlos Alberto Simionati, desplazó a Daniel Carrizo como delegado del organismo en Comodoro Rivadavia. Ocurrió después de que un grupo de trabajadoras lo denunciara por destrato laboral y de usar su puesto para impulsar su campaña política a intendente de Comodoro Rivadavia. Cinco trabajadoras realizaron la denuncia judicial ante el Ministerio Público Fiscal.

Daniel Carrizo fue desplazado como delegado local del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) por decisión del presidente del organismo, Carlos Alberto Simionati. La decisión se desencadenó luego de que el jueves 15 de este mes, Mariela Uribe, una de las trabajadoras organismo, denunció a Carrizo ante el Ministerio Público Fiscal de utilizar su puesto para impulsar su campaña política a intendente de Comodoro Rivadavia para las próximas elecciones. Y en la última semana se sumaron cuatro denuncias más de trabajadoras contra el ahora exfuncionario.

Luego de la denuncia impulsada por Uribe, Silvia Gómez, otra de las trabajadoras del IPV, aseguró: “nosotros sabemos que el gobernador (Mariano Arcioni) le pidió la renuncia a este hombre el viernes cuando se enteró de las denuncias en su contra. El se habría negado por eso el presidente del IPV lo desplazó porque de otra manera no se hubiera ido del cargo”.

Gómez también manifestó que pedirán al Gobierno provincial que las cinco trabajadoras denunciantes, que se desempeñan en el organismo, sean pasadas a planta permanente. “Queremos que se nos devuelva nuestras fuentes de trabajo porque este hombre nos echó sin razón. No queremos volver a ser contratadas sino pasar a planta permanente”.

En ese sentido, Gómez explicó: “cumplíamos tareas como si estuviéramos en planta permanente. Manejábamos documentación, cumplíamos horario y muchas veces teníamos más tarea de lo común. Lo que pedimos hoy es que nos reconozcan el trabajo pasándonos a planta permanente”.

Manifestó que esperarán que asuma el nuevo delegado del organismo en Comodoro Rivadavia para luego pedir una reunión con la nueva autoridad y el presidente del IPV. “Queremos que nos escuchen por todo el maltrato al que fuimos sometidas. También vamos un petitorio al gobernador para que sepa de primera mano lo que pasó en todo este tiempo en el IPV”, subrayó.

Hay que recordar que las trabajadoras del organismo, encabezadas por Uribe, denunciaron que el ahora exdelegado del IPV les pedía un “aporte voluntario” para que puedan seguir contando con su fuente laboral. Según las empleadas estatales, Carrizo cobraría más de 700 pesos por persona que se desempeñaba en el organismo.

“La denuncia está en manos de la Fiscalía. Esperemos que no se pierda. La semana que viene tenemos que volver a presentarnos para ver cómo sigue todo. Nosotros queremos que este hombre no ocupe nunca más un cargo público porque lo que nosotros pasamos, puede volver a pasarle a cualquier otro trabajador. Vamos a seguir trabajando para que este señor no cumpla ningún cargo como funcionario público”, afirmó Gómez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico