El denigrante insulto de Pachelo a María Marta

La frase se escuchó en un audio que fue reproducido durante el proceso para esclarecer el crimen. Nueva ronda de testigos: el episodio de los palos de golf.

La quinta audiencia del juicio por el asesinato de María Marta García Belsunce comenzó con un elemento inesperado por casi todos. Los fiscales que llevan adelante la acusación contra Nicolás Pachelo decidieron iniciar la jornada con la reproducción de una serie de audios. Se trata de escuchas que se le realizaron al ahora acusado a finales de 2002, cuando recién se conocía que la víctima había sido asesinada y no se trataba de un accidente. Por ese entonces, el vecino del country era uno de los sospechosos.

Uno de esos audios data del 15 de diciembre del 2002. Pachelo recibió el llamado de un amigo para preguntarle cómo estaba ante la investigación por el asesinato de María Marta. El ex vecino de Carmel responde con odio hacia la víctima: “Estoy metido en un quilombo por la vieja conchuda esa que ni conocía”.

Los fiscales que llevan adelante la acusación aseguraron que la reproducción del audio tiene como objetivo demostrar el desprecio que Nicolás Pachelo tenía para con María Marta. En las otras dos escuchas, el acusado habla de la venta de un fusil y de la autoría de otros robos dentro del country.

Luego de la reproducción de los audios, entró a la sala de audiencias el primero de los testigos. Se trata del empresario Fernando Sansute, vecino de Carmel. Su palabra resulta fundamental para los fiscales porque se trata del dueño de los palos de golf que Nicolás Pachelo robó algún tiempo antes del asesinato.

El testigo contó que, efectivamente, le robaron palos de golf del interior de su casa. Luego explicó que, estando en un drive de golf Costanera, alguien le dijo que sus palos estaban siendo vendidos en el lugar. Cuando fue a consultar, el vendedor le explicó que esos elementos se los había traído una persona llamada “Nicolás Ryan”. Justamente, Ryan es el apellido de la madre de Pachelo, que se quitó la vida en 2003.

Sansute explicó que luego vio las cámaras de seguridad del lugar y pudo corroborar que era Pachelo quien había asistido a Costanera para vender los palos. “Cuando hablé con él para preguntarle, me dijo que a él se los habían dado y luego fue a venderlos pero negó el robo”, afirmó ante el Tribunal N°4.

Al día de hoy, Pachelo mantiene esa postura y niega el robo.

Pero Sansute contó, además, otro dato que para los fiscales es de sumo interés. “Estimo que el robo de mis palos de golf se dio un domingo entre las 17 y las 21″. El día y horario coinciden con el asesinato de María Marta. El testigo dijo también que por esa época había una gran preocupación en Carmel por la presencia de Pachelo, al punto de que le pusieron una custodia personal.

Antes de finalizar su testimonial, el fiscal Andrés Quintana le preguntó si había declarado frente al fiscal original de la causa, Diego Molina Pico. El testigo fue contundente: “Siempre me llamó la atención que nunca me llamó a declarar. Evidentemente nunca le interesó lo que yo tenía para decir. Recién me llamaron 15 años después. Nunca lo entendí”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico