El jugador que se perdió la Champions por depresión

El delantero esloveno del Atalanta, Josip Ilicic, héroe de la clasificación a cuartos de la Champions, cayó en un pozo depresivo tras el parate obligado por la pandemia de coronavirus. "Es como si a la Juventus le faltara Dybala, Lukaku al Inter o Immobile a la Lazio", dijo el presidente del club.

El esloveno del Atalanta, Josip Ilicic, es, sin dudas, una pieza clave para el armado del conjunto de Bérgamo. Es, entre otras cosas, el goleador del equipo en el torneo, con cinco tantos, cuatro de ellos al Valencia en la fase de cuartos.

Pero aquella figura implacable que dejó Ilicic en Mestalla se desdibujó en cuatro meses al punto de quedar afuera de la convocatoria y mirar los partidos de La Diosa por TV… desde los bosques de Eslovenia, su país adoptivo. Y no se trata de problemas físicos; según afirmó la prensa italiana, es depresión.

La grave situación que atravesó Bérgamo, epicentro de la pandemia de coronavirus en Italia, despertó los fantasmas del delantero. Sirenas, ataúdes, una ciudad sitiada. Atalanta, además, quedó en el centro de la polémica por la serie frente a Valencia, apuntada como una “bomba biológica” que potenció los contagios en ambos países. Gian Piero Gasperini, el DT, confesó que incluso viajó enfermo.

Cuando Ilicic volvió a las canchas, el 11 de julio contra Juventus, lo hizo con cinco kilos menos y desconectado del equipo y de su propio juego. Su situación era tan compleja que los directivos del club decidieron darle licencia a pesar de estar en los cuartos de la Champions. Ahora sí: la salud antes que el fútbol.

La vida del esloveno estuvo marcada la tragedia. Su padre murió a los nueve meses; su madre huyó de Bosnia en plena Guerra de los Balcanes para instalarse en Eslovenia. Ya como futbolista profesional, en 2018, sufrió la pérdida de Davide Astori, amigo y compañero de la Fiorentina. Meses más tarde, en agosto, sufrió una infección en los ganglios linfáticos que casi le cuesta la vida: “Pensé mucho en lo que le pasó a Davide. Tenía miedo de dormirme y no volver a despertarme, de no volver a ver a mi familia”, llegó a contar.

Atalanta cerró la Serie A con una derrota 2-0 ante Inter que, de todas maneras, no le impidió clasificarse a la próxima Champions. Otro hito en la historia del club. Pero Ilicic estaba a más de 500 kilómetros del Stadio Atleti Azzurri d'Italia. Tras el partido, llegó el reconocimiento de Papu Gómez y todo el plantel con la camiseta número 72: “Por Bérgamo y por Ilicic”.

Per Bergamo e per @ilicic72 un altro anno in champions league ...
View this post on Instagram

Per Bergamo e per @ilicic72 un altro anno in champions league ...

A post shared by ıllıllı Papu Gomez ıllıllı (@papugomez_official) on

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico