El municipio impulsa una suba en el boleto de colectivo a casi 17 pesos

El boleto de colectivo mínimo, que hoy cuesta 13 pesos, subirá a 16,80 y recibirá en agosto y noviembre aumentos que lo elevarían a 18,50 y 20,80, con uno final en enero de 2019 que lo llevará a 22,60 pesos. Estos números están contenidos en la propuesta de actualización tarifaria del servicio, que ayer tomó estado parlamentario y sorprendió -por su contundencia- a la totalidad de los ediles que comenzarán a estudiar hoy la propuesta del Ejecutivo municipal.

En la sesión de ayer, donde se aprobó la auditoría a la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) como paso previo a autorizar un nuevo incremento tarifario, los concejales dieron ingreso parlamentario a la propuesta que giró el Ejecutivo municipal para establecer nuevos valores en el boleto de colectivo.

El ingreso de la iniciativa, que contiene un análisis crítico del Ente de Control sobre el funcionamiento del servicio y la falta de información por parte de Patagonia Argentina, no sorprendió porque se había adelantado desde el Ejecutivo, pero sí su contenido ya que ningún edil había calculado que la suba solicitada iba a ser tan alta y que comenzaría a discutirse en un momento social, político y económico tan complicado.

LAS RAZONES

La fundamentación de la suba, firmada por el secretario de Gobierno, Máximo Naumann, está sustentada en el incremento de aportes que, a modo de subsidio, realiza el municipio para sostener el actual valor de 13 pesos, que se entiende debe actualizarse por el aumento generalizado de costos y ante la necesidad de no agotar los dineros municipales.

En el detalle, en este caso apuntado en el informe del Ente de Control, se menciona que el municipio pasó de pagar 3.500.000 pesos mensuales a 8.300.000, que en los últimos meses ascendieron a 10 millones.

“La evaluación y estudio pormenorizado arroja como resultado que el retraso en el valor del boleto del transporte público trae aparejada una mayor erogación en materia de subsidio municipal, en virtud de sostener el normal funcionamiento del servicio de transporte público”, indica en el texto el funcionario municipal.

Finalmente, el secretario remarca la intervención del Ente de Control que buscó “un valor lo más racional posible del boleto”, que implique un “equilibrio entre la cobertura de los costos en alza, la cobertura presupuestaria municipal limitada y la mayor erogación que deberá hacer cada pasajero”, buscando que esta última sea “la menor posible”.

EL TARIFAZO

El incremento tarifario, basado en el estudio del Ente de Control y en la tarea efectuada por el subsecretario de Control Operativo, Ricardo Murcia, fue proyectado desde este mes a enero de 2019.

En el primer escalón de la suba, que se aplicará cuando se apruebe la misma en el Concejo Deliberante, el boleto mínimo pasará de los 13 pesos actuales a 16,80, mientras el suburbano se iría a 17,98 y el boleto escolar será de 8,40, aunque a ese valor deberá aplicarse los beneficios que surgen del Transporte Escolar Gratuito (TEG) y las ordenanzas municipales que reducen su precio.

En agosto el boleto urbano mínimo costará 18,50; el suburbano 19,80 pesos y el escolar 9,25. En noviembre, en tanto, se elevará a 20,80 el mínimo; el suburbano a 22,26 y a 10,40 el escolar, mientras en enero viajar en colectivo en Comodoro Rivadavia supondrá una erogación de 22,60 pesos para el boleto urbano; 24,18 el suburbano y 11,30 para el escolar.

EL ENTE PROYECTO MENOS

Los valores propuestos son superiores a los que se habían sugerido desde el Ente de Control porque el trabajo efectuado por el órgano se efectuó en marzo. En el trabajo firmado por Luis Ferrero y Fernando Barría, presidente y vice, se proyectó una suba menor.

En el informe, el Ente aprovechó para recordarle al intendente Linares “la imposibilidad de acceder a la documentación e información completa de las dos empresas concesionadas, prestadoras de los servicios públicos de transporte de pasajeros”, que se aseguró forma parte de la “histórica y sostenida reticencia de las mismas a brindarla, pese a nuestros múltiples reclamos sobre el particular”.

En concreto el organismo advirtió que, entre otra información valiosa, las transportistas no informaron sobre flujo de fondos real y proyectado, estado de situación patrimonial, y también remarcan que las empresas “persisten en su posición de no reconocer los datos que surgen del SUBE, sobre todo de kilómetros totales recorridos cada mes, a pesar que no soportan su número con información fidedigna confiable”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico