El sospechoso de asaltar las estaciones de servicio quedó en prisión preventiva

Nicolás Muñoz, detenido el miércoles a la mañana por la Brigada de Investigaciones, fue sometido a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación por los robos agravados por el uso de arma de fuego cometidos en las estaciones "Matías" y "Tehuelche". Ante la solicitud de la Fiscalía, el juez Mariano Nicosia le decretó un mes de prisión preventiva sobre la base de la multiplicidad de hechos, lo grave del delito, la nocturnidad, la multiplicidad de autores y el uso de arma de fuego, además del peligro de entorpecimiento.

Nicolás Muñoz, detenido por la Brigada de Investigaciones como sospechoso de los robos agravados con uso de arma de fuego en las estaciones de servicio de Kilómetro 5 y Kilómetro 8, cometidos en las noches del 16 y 18 de marzo, fue sometido a la audiencia de control y quedó bajo prisión preventiva por el término de un mes.

La funcionaria de Fiscalía, Camila Sánchez Almirón, solicitó que se declarara legal su detención y que se le formalizara la imputación sobre la base del delito de “robo agravado por el uso de arma de fuego, cuya aptitud para el disparo no pudo tenerse por acreditada, dos hechos en concurso real”.

Los hechos investigados se remontan al 16 de marzo a las 23:10 cuando según la imputación de la Fiscalía, Muñoz y otra persona aún no identificada irrumpieron en la estación de Servicio YPF “Matías”, de Kilómetro 5, ambos con armas de fuego. Ingresaron al sector de recaudación, apoyaron un arma de fuego en la cabeza a uno de los empleados y se apoderaron de la recaudación y de un teléfono celular, para finalmente huir.

El segundo caso investigado ocurrió dos días después, el 18 de marzo cuando de acuerdo al relato de la Fiscalía, alrededor de las 22:25, Muñoz junto a otra persona aún no identificada irrumpieron en la estación de servicio “El Mapuche”, ubicada en Alejandro Maíz y Raúl Alfonsín de Kilómetro 8. Ingresaron y ordenaron a los empleados a arrojarse al suelo. Mediante un martillo intentaron abrir la caja registradora, pero no lo lograron y se apoderaron de 40 paquetes de cigarrillos, dos teléfonos celulares y dinero de la recaudación. Los asaltantes, según se observa en registros de video, colocaron los elementos en una campera y escaparon.

Sánchez Almirón requirió el plazo de ley para concluir con la investigación que está a cargo del fiscal Juan Carlos Caperochipi, y tres meses de prisión preventiva para el imputado. El defensor, Ariel Quiroga en contraposición solicitó la libertad de su pupilo con medidas sustitutivas a la prisión preventiva. Seguidamente el defensor no objetó ni el relato de los hechos, ni la calificación legal.

LA PENA VA DE 3 A 10 AÑOS DE PRISION

La prisión preventiva por parte de la Fiscalía fue fundada en los elementos de convicción suficientes para tener a Muñoz como probable autor de los hechos. Asimismo la funcionaria fiscal se refirió a los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación. Fuga por la escala penal de los delitos con un mínimo de 3 y un máximo de 10 años de prisión, por el horario nocturno en que fueron cometidos y por el uso de arma de fuego que provoca mayor intimidación.

En contraposición el defensor consideró que la detención de su representado fue ajustada a derecho, pero disintió con el pedido de la prisión preventiva. Argumentó que aunque pudiesen avizorarse algunos peligros procesales, estos podían subsanarse con medidas alternativas, como la obligación de presentarse periódicamente cuando corresponda ante la Oficina Judicial, y una prohibición de acercamiento a víctimas y testigos.

Finalmente el juez penal resolvió declarar legal la detención del imputado y dar por formalizada la apertura, dando por anoticiado a Muñoz del delito por el que se lo investiga, y por asegurada su defensa técnica. Dictó la prisión preventiva por el término de un mes sobre la base de la multiplicidad de hechos, las características graves de los mismos, ambos en horario nocturno, la multiplicidad de autores y el uso de arma de fuego. Y expresó que la materialidad de ambos robos ha quedado probada con los videos.

Por último, el juez se refirió al peligro de entorpecimiento existente, ya que la libertad del imputado podría entorpecer la averiguación de la verdad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico