El Superior desestimó una queja de la defensa del condenado por el homicidio en la costanera

El Superior Tribunal de Justicia rechazó la queja planteada por la defensora de José Ramón Carrizo, el condenado por el homicidio de Jorge Martínez, ocurrido el 16 de mayo de 2017 en la costanera de Comodoro Rivadavia. La defensora cuestionaba que el tribunal de apelación rechazara el planteo de legítima defensa.

El Superior Tribunal de Justicia de Chubut, con fallo del 1 de agosto último, desestimó la queja de Cristina Sadino, defensora de José Ramón Carrizo, quien había impugnado lo resuelto por la Cámara en lo Penal. Ese tribunal de apelación había confirmado el fallo de primera instancia en el que a Carrizo fue condenado a 8 años de prisión por el homicidio simple de Jorge Andrés Martínez, ocurrido el 16 de mayo de 2017.

Entre los fundamentos de la protesta, la defensora criticó que se desestimara que su representado actuó en legítima defensa. “Patentizamos el vicio denunciado en el razonamiento de los jueces, y que como consecuencia del mismo no puede descartarse que Carrizo haya actuado al amparo de la legítima defensa”, sostuvo Sadino en su queja.

La defensora entendía que se había violentado el debido proceso y el sistema adversarial. Sin embargo, el tribunal del Superior, compuesto por Alejandro Panizzi y Mario Vivas, expresó que los argumentos esgrimidos por la defensa para apoyar sus agravios, “solo significan discrepar con las premisas fijadas en el fallo adverso al imputado, sin habilitar el cuestionamiento respecto de la base fáctica establecida”.

EL CASO

El caso ocurrió el 16 de mayo de 2017 a las 18 en inmediaciones de la plaza Soberanía, de la Costanera. Allí se encontraba José Carrizo, junto a otras personas cuando se acercó el “limpiavidrios” Jorge Andrés Martínez manifestándoles algo.

Carrizo y sus acompañantes se retiraron y volvieron a la plaza, momento en que Martínez agredió a Carrizo con un palo de grandes dimensiones.

Seguidamente Carrizo se retiró, pero volvió al lugar para asestarle dos puntadas a la víctima, la primera cortó la mano con la Martínez tomaba el palo y así lo desarmó. Luego le asestó una estocada en el tórax, la cual provocó su deceso.

La autopsia determinó que la causa de muerte fue por shock hemorrágico irreversible por herida de arma blanca en tórax.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico