Elevan a juicio el caso del crimen del albañil hallado calcinado en el Parque Industrial

El juez Mariano Nicosia rechazó el planteo de la defensa de Ariel Quiñones, que pedía su sobreseimiento, y el mismo será llevado a juicio junto a Roberto Ramírez, imputados de homicidio simple en calidad de coautores.

Durante la tarde del martes se desarrolló en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia la audiencia preliminar en donde el juez Mariano Nicosia resolvió elevar a juicio el caso del homicidio de Eriberto de la Cruz Villalba, quien fue asesinado el 12 de diciembre de 2017 y cuyo cuerpo fue hallado ocho días después en un descampado del barrio Industrial.

En la audiencia las partes ofrecieron prueba documental y testimonial a ventilar en el debate y se realizaron convenciones probatorias. La causa tiene como imputados a Roberto Antonio Ramírez y Ariel Alberto Quiñones.

En la audiencia el Ministerio Público Fiscal fue representado por la fiscal general Cecilia Codina y por la funcionaria Eve Ponce. La defensa de Quiñones fue ejercida por la defensora pública Viviana Barillari y la de Ramírez por el abogado particular Guillermo Iglesias.

En un primer momento la defensa de Quiñones objetó la acusación y solicitó su sobreseimiento, “en cuanto a que no tuvo ningún tipo de participación en el hecho”, planteó. En contraposición, la fiscal sostuvo la coautoría y un acuerdo de voluntades, un plan común.

Finalmente el juez resolvió que no procede el sobreseimiento de Quiñones porque ha faltado a la verdad en su declaración. Sostuvo que según la imputación existió una actuación conjunta de ambos imputados en la causa, con un plan criminal y un reparto de roles, que permite situar a ambos en el lugar del crimen.

“Nos encontramos frente a una acusación válida que les ha permito a los imputados ejercer su derecho a defensa”, sostuvo el magistrado. De ese modo, rechazó el sobreseimiento de Quiñones y autorizó la apertura del juicio oral y público bajo la imputación de “homicidio simple” en calidad de “coautores” para Quiñones y Ramírez.

ASESINADO Y CALCINADO

De acuerdo a la investigación de la Fiscalía, el 12 de diciembre de 2017, a las 09:58, Eriberto de la Cruz Villalba se disponía abrir el portón de rejas de su vivienda ubicada en la calle Los Perales 1065 para salir a bordo de su vehículo Renault Kangoo.

Según la imputación, Ramírez y Quiñones aguardaron la salida de Villalba. Así, al salir a abrir el portón la víctima fue abordada en forma sorpresiva por Quiñones. Luego de reducirlo, lo subieron al propio vehículo de la víctima, conducido por uno de los imputados.

Entre las 09:58 y las 10:21, de acuerdo a lo que manifiesta la Fiscalía, Ramírez y Quiñones le quitaron la vida a Villalba, presumiblemente estrangulándolo con un cable, ya que dicho elemento fue hallado en el cuello de la víctima. Asimismo se determinó una lesión vital en los músculos del cuello, compatible con una compresión extrínseca.

Finalmente Ramírez y Quiñones trasladaron en la Renault Kangoo el cuerpo de Villalba hasta el basural ubicado detrás de la empresa Venver, en el Parque Industrial. Colocaron el cadáver de la víctima dentro del baúl un vehículo abandonado y procedieron a incinerarlo con el objetivo de procurar la impunidad del ilícito. El cuerpo fue hallado el 20 de diciembre por una persona que recorría el lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico