En la costanera habrá un control total

Hay dos zonas y el nadador deportivo tendrá que pasar a registrarse por la casilla del guardavidas.

Así se estableció en una reunión que se realizó este martes a la tarde en el gimnasio municipal 1. “Habrá dos zonas de nado. Una recreativa para la gente que va a pasar el rato y se mete al agua, sin superar los 50 metros de distancia desde la orilla. Sin embargo, la norma puntualiza al nadador deportivo, que va con su traje de neoprene, su torpedo, de forma profesional. Para evitar inconvenientes, tendrán que pasar por la casilla de guardavidas frente al club Náutico, donde se puso un puesto con un cuaderno donde se despachan, ponen sus datos personales, la hora de ingreso y se les da una pulsera de goma con su respectivo número, la cual se retira al momento de salir”, señaló el director general de Deportes del municipio, Martín Gurisich.

“De esta manera, el guardavidas llevará un registro de todas las personas que hay en el agua, más allá del personal que anda con la moto de agua patrullando el lugar, viendo todo el panorama de los bañistas. Esto con el fin de evitar accidentes o problemas mayores”, añadió el funcionario.

Esta ordenanza alcanzará a todas las playas habilitadas por el Ejecutivo municipal, donde estará presente la cobertura del Servicio de Guardavidas.

Gurisich y el presidente del Ente Comodoro Deportes, Hernán Martínez, se reunieron con los referentes de aguas abiertas, clubes náuticos y de kayak para dar a conocer las nuevas normas que tendrán los guardavidas, donde contarán con la potestad de sanción en las costas de la ciudad.

“En 2018 se aprobó la ordenanza para los guardavidas y entró en vigencia el 1° de diciembre del 2020, cuando inauguramos esta temporada de verano. En la misma los guardavidas, más allá de establecer zonas de nado, también podrán multar a las personas que, por ejemplo, hacen fuego en las playas, ingresan con sus autos a gran velocidad, o gente que se va fuera de la zona de nado”, expresó Gurisich.

Acotó que “primero se les llamará la atención, una segunda vez se reiterará esta alerta y finalmente se hará la multa. Pero el espíritu no es multar. Esta reunión fue para socializar este tema y tanto los referentes de aguas abiertas, clubes náuticos y de kayak, estén al tanto ya que son los que más interactúan con los guardavidas durante el verano. Allí les explicamos todo esto para que no haya malentendidos a la hora de la multa”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico