Estuvo desaparecida dos años y su padre la encontró en medio de la selva

Patricia Aguilar permaneció aislada en una remota selva de Perú donde un supuesto gurú la sometió a engaños, manipulaciones, vejaciones y violaciones. En 2018, fue rescatada por su padre junto al bebé que tuvo con el secuestrador.

En 2016, Patricia Aguilar fue contactada a través de internet por Félix Steven Manrique, que se hacía llamar Príncipe Gurdjieff. La joven en ese momento tenía 16 años y comenzó una relación virtual con el hombre que dos años después, bajo el pretexto de la llegada del Apocalipsis, la manipuló para que viajara a Perú, con la excusa de que ella había sido "una de las elegidas" para repoblar el mundo.

La historia, que tuvo una gran repercusión en los medios de Perú y de España, se encuentra narrada en el libro Hágase tu voluntad. Allí, en las 306 páginas de cada ejemplar, la joven cuenta su experiencia con el objetivo de ayudar a otras a identificar este tipo de engaños de desconocidos que aprovechan las redes sociales para someter a personas vulnerables.

El libro fue escrito por la periodista española Vanesa Lozano quien, después de conversar durante horas con Patricia, revela la historia desde el principio hasta el rescate. La joven fue encontrada por su padre, Alberto Aguilar, que había prometido buscarla hasta llevarla de regreso a su hogar, donde hoy vive con su hija Naomi de casi dos años.

Los capítulos describen la evolución del engaño y "cómo una entra en la cueva del lobo sin darse cuenta", así como "la manera en que comienza por internet una relación de amistad que se transforma en noviazgo y al final acaba en un punto que parece incomprensible".

El contacto entre el secuestrador y Patricia se produjo por primera vez después de que ella compartiera en Facebook lo triste que se sentía por la repentina muerte de un tío de 29 años a quien consideraba como un hermano. El gurú, que fue condenado a 20 años de cárcel por trata de personas, se aprovechó de esa debilidad para engañarla y anular su voluntad.

En palabras textuales de Patricia, el libro cuenta que "cuando estás en la secta no hay nada más", que "vives atrapada en un submundo con cosas que no son reales" y que "te convencen de que todo lo de afuera es malo, incluso tu familia".

Lozano, la escritora, destaca también el fundamental proceso de "desprogramación y lucidez" por el que la víctima comienza a darse cuenta de lo que está pasando, entra en razón y se abre la posibilidad de que lo que era una tragedia deje de serlo y se transforme en un drama con final feliz.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario