Godoy Cruz eliminó a Racing en un partidazo

Empataron 3-3 en tiempo regular y el "Tomba" ganó 5-4 en una vibrante definición desde los doce pasos. En cuartos de final espera Tigre.

Godoy Cruz y Racing Club protagonizaron un partidazo en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, donde el “Tomba” se quedó con una ajustada y trabajada victoria en los octavos de final de la Copa Argentina.

Igualaron 3 a 3 en tiempo regular y los mendocinos ganaron 5-4 en la definición desde el punto del penal. En los 90’, Ezequiel Bullaude, Valentín Burgoa y Matías Ramírez marcaron para el “Bodeguero”, mientras que Lisandro López, Enzo Copetti y Javier Correa festejaron para los de Avellaneda.

El partido se inició con un claro dominio de Godoy Cruz y con el desconsolado llanto de Matías Rojas, quien solo permaneció en la cancha durante 9 minutos y debió ser reemplazado por Tomás Chancalay debido a una lesión muscular.

Pero las adversidades continuaron para Racing. Los pésimos retrocesos del equipo de Claudio Ubeda y las imprecisiones de Aníbal Moreno le permitieron al “Tomba” ponerse en ventaja a través de un contragolpe perfecto que Ezequiel Bullaude concluyó en la red.

Con la mandíbula floja y la constante pasividad de Juan Cáceres, los conducidos por Diego Flores no tuvieron piedad. Y antes de llegar al cuarto de hora Valentín Burgoa hizo lo que quiso en el área albiceleste, para celebrar el 2 a 0. La notable acción individual fue una muestra del desconcierto que sufrió Racing desde que salió al terreno de juego.

Solo por la presencia de Lisandro López, quien se encargó de ordenar a un equipo sin funcionamiento, los de Avellaneda llegaron al descuento antes del descanso. La bandera de “Licha” fue la clave para que la “Academia” se entusiasme con revertir la historia en el complemento.

El ingreso de Carlos Alcaraz por Cáceres fue una muestra de las intenciones de Ubeda. Con Fabricio Domínguez en el sector derecho de la defensa, y el juvenil en la zona de volantes, Racing cambió la imagen para llevar más peligro al arco defendido por Juan Espínola. Además, un violento remate de Chancalay que sorprendió al paraguayo fue otra muestra de la reacción bonaerense.

El complemento fue la mejor versión de lo que se vio en el ciclo de Ubeda. Todo lo malo que había realizado en la etapa inicial, fue lo opuesto a lo realizado en el segundo capítulo. Las proyecciones de Domínguez y Mena desestabilizaron a la defensa de Godoy Cruz hasta que Enzo Copetti, de cabeza, logró el empate.

Sin embargo, el técnico interino tomó una decisión difícil de explicar: reemplazó a Lisandro López por Maximiliano Lovera y el “Tomba” volvió a crecer. Sin su mejor jugador, la “Academia” sufrió los ataques de Matías Ramírez, y en la primera que logró generar un espació sacó un violento disparo que dejó inmóvil a Arias. Un golpe anímico que dejó al “Bodeguero” en las puertas de la clasificación.

El manotazo de ahogado que significó el ingreso de Javier Correa por Darío Cvitanich fue determinante en el cierre electrizante que se vivió en Córdoba. En una de las últimas acciones, el delantero con pasado en Colón selló el 3 a 3 para establecer la Ley del ex y extender la definición a los penales.

Las perfectas ejecuciones de Leonel González, Maximiliano Lovera, Martín Ojeda, Fabricio Domínguez, Nelson Acevedo, Tomás Chancalay, Matías Ramírez, Carlos Alcaraz y Ezequiel Bullaude cargaron de presión a Enzo Copetti, quien en el último disparo entregó la pelota a las manos de Juan Espínola y el paraguayo se convirtió en héroe para llevar a Godoy Cruz a los cuartos de final. El premio fue para el equipo que mejor funcionamien

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico