Hantavirus: extienden el plazo de aislamiento

La aparición de dos nuevos casos confirmados de hantavirus en la localidad de El Maitén obligó ayer a las autoridades sanitarias provinciales a redefinir el plazo de aislamiento de las personas que incuban la enfermedad para llevarlo de 30 a 45 días, aunque destacan que el brote -que originó la muerte de 11 personas- está en línea decreciente. En principio se había anunciado que el mismo se levantaría el próximo viernes.

“Claramente el brote está en una línea decreciente, pero aun así aparecen estos dos casos que nos llevan a replantear la temporalidad del aislamiento” dijo a Télam el director asociado del área de Programática del noroeste de Chubut, Jorge Elías.

Indicó que lo que se hará es redefinir el periodo de incubación de aislamiento “de 30 días a 45 días, ya que si bien la situación de los dos últimos casos confirmados estaba dentro de lo previsible, estamos revisando cuestiones técnicas epidemiológicas que nos llevan a repensar la estrategia”, aseguró Elías.

Y sostuvo que “la finalización técnica epidemiológica del brote estaría sujeta al último caso positivo. El brote no finalizó; lo que hacemos es ampliar nuestros márgenes de seguridad”.

Los dos nuevos casos confirmados son el de una madre de 26 años y su hija de cinco. A la fecha, se confirmó ayer, continúan siendo 34 los casos confirmados, 11 de los cuales murieron.

MEJOR ANIMO

Epuyén tiene una población estable de 4.000 habitantes y según su intendente, Antonio Reato, “el ánimo de la población está mejor”. Antes de que se supiera de la continuidad del aislamiento, el jefe comunal había dicho que “vamos a mantener los mínimos cuidados en los lugares cerrados por unos 10 días, hasta mediados de febrero, porque si aguantamos tanto, ¿cómo no vamos a aguantar un poco más?”.

Desde enero rige en la localidad la prohibición de reuniones masivas, de limitaciones de horarios y el uso obligatorio de barbijos en lugares públicos.

Citado por la agencia ABN Bariloche, Reato dijo que “el tema hanta está mejorando y la situación es de esperanza porque uno lo nota en la calle, en los comercios, en el supermercado; sobre todo porque ya no hay más pacientes en terapia intensiva; muchos están saliendo del aislamiento selectivo y para la semana que viene (por la que comenzó ayer) quedarán muy pocos”.

En cuanto a la localidad de Esquel, donde se atendieron los casos más críticos del brote, este domingo el ministerio provincial de Salud anunció que “se dio de alta de la Unidad de Terapia Intensiva a un paciente de hantavirus que fue derivado a sala común, con lo que no quedan pacientes en ese servicio de cuidado del hospital de Esquel”. El paciente se encuentra “convaleciente en sala”. “Del total de cinco pacientes que permanecen en sala de aislamiento del hospital zonal de Esquel, 3 fueron externados de la Unidad de Terapia Intensiva y continúan convalecientes y 2 se corresponden con los últimos casos confirmados para hantavirus, permaneciendo clínicamente estables”, completa el informe sanitario.

Este fin de semana terminó el aislamiento al que estuvo sometida por 32 días junto a sus dos hijos y a su pareja, la joven Mailén Valle (25) quien vio morir a su padre, Aldo, y a dos de sus hermanas, Loreley y Jéssica, víctimas del hantavirus que comenzó en un cumpleaños de 15 en la localidad de Epuyén.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico