Integrante del Superior Tribunal no puede acercarse a colega 

En Neuquén, un jurista fue apuntado por sus dichos sobre mujeres trans en una reunión. El fiscal general le ordenó que se abstenga de comunicarse "de forma directa o indirecta" y de incurrir en "conductas agresivas, inapropiadas, descalificadoras y ofensivas".

La justicia de Neuquén atraviesa una situación inédita. Uno de los jueces del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) fue denunciado por violencia de género por otra integrante del máximo tribunal y el fiscal general le ordenó que se abstenga de tener cualquier tipo de contacto con ella y de “incurrir en actitudes y conductas agresivas, inapropiadas, descalificadoras y ofensivas”.

Los protagonistas de la historia son el juez Germán Busamia y su colega María Soledad Gennari, ambos integrantes del máximo tribunal de justicia de Neuquén. Así, Busamia tiene una suerte de “perimetral” con prohibición de acercamiento a Gennari que fue autorizada por la Fiscalía General a participar de las reuniones del TSJ de manera virtual.

A esta situación se llegó por lo que ocurrió en la reunión de acuerdos del miércoles pasado del TSJ, tras la cual Gennari tuvo que ser internada por un pico de prisión. Infobae se comunicó con Busamia para conocer su opinión sobre los hechos. “Por el momento he decidido no hacer declaraciones públicas hasta tanto no pueda ejercer mi descargo, defensa y ofrecimiento de prueba en el expediente que se ha generado con la denuncia de la Dra. Gennari”, fue la respuesta del magistrado.

Gennari presentó una denuncia -a la que accedió Infobae- contra Busamia por violencia de género en la que sostuvo que el juez tuvo una actitud despectiva respecto a la posibilidad de que las personas que trabajan en el Poder Judicial puedan elegir cómo ser identificadas por su género.

LA JUEZA TRANS QUE NO FUE

La jueza -que es titular de la Oficina de la Mujer- relató que en el encuentro, en el que estaban los restantes jueces del TSJ Evaldo Moya, Alfredo Elosu, Gustavo Mazieres, la defensora general Vanina Merlo y el fiscal general José Gerez, informó que se iba a comenzar a trabajar en la carga de información de diversidades sexo-génericas para los integrantes del Poder Judicial para que no se repita lo que había ocurrido con Cristina Henricksen, una mujer trans que concursó para ser jueza.

Según la denuncia, Gennari fue interrumpida “intempestivamente y en forma abrupta” por Busamia que le dijo: “Es inútil porque igual nos pega en el diario”. La referencia es a las críticas que Henricksen hizo en medios de la provincia cuando al hacer un trámite judicial fue discriminada por su cambio de identidad.

“Ante la brutalidad, crueldad e indignidad del comentario realizado, comencé a experimentar una suerte de taquicardia. Continué hablando un poco, y volví sobre el tema, preguntándole: “¿Vos crees entonces que es inútil dispensar un trato con debida diligencia hacia las mujeres trans?”, a lo que él respondió que sí, que había que tratar a TODOS por igual”, relató Gennari en su denuncia.

“Me sentí absolutamente paralizada, y le replique que eso no lo podía decir una máxima autoridad del Poder Judicial. Todo esto me llevó a experimentar una sensación de absoluta injusticia. Es por ello que radico esta denuncia porque la impunidad es el vehículo para la perpetuación de estas prácticas y la profundización de las mismas. Sé muy bien lo que escuché y es mi obligación visibilizarlo, no solo por mí sino por todas las mujeres que acuden al sistema de protección”, contó la jueza.

CUESTIONES PERSONALES

Gennari contó que la discusión continuó con Busamia por una reunión que se iba a realizar al día siguiente en la ciudad de Zapala. Ella le dijo que no estaba al tanto del encuentro y él le respondió que había sido informada por correo electrónico pero que se corría de los conflictos. “Le pregunté: ´¿vos estas insinuando que yo no trabajo?´, y me respondió textualmente: ´no lo estoy insinuando, es una afirmación´, lo cual repitió varias veces”, relató la magistrada.

Según la denuncia, Busamia le reprochó a Gennari una irregularidad en la designación en el traslado de una funcionaria y que estaba cansado de “los kioscos” que tenía en distintos organismos del TSJ, lo que la jueza negó en el escrito.

La discusión continuó con otros temas: “Siguió manifestando que yo no hacía nada; le volví a preguntar si otra vez estaba insinuando que yo no trabajaba y respondió afirmativamente. Siguió insistiendo en que todo eso era mentira, en un tono de voz elevado, interrumpiéndome permanentemente sin dejarme terminar las ideas. Le dije que estaba siendo violento, y ahí fue cuando me acusó de ejercer violencia contra mis empleados con quienes, quiero aclarar, mantengo una excelente relación de armonía. No comprendo a que se refiere, desconozco cuál es el motivo de tan grave acusación”.

La jueza relató que cuando la reunión estaba por finalizar se sintió mal y tuvo que ser atendida por un pico de presión que llevó a que la internen en una clínica hasta las 17 horas cuando le dieron el alta. Al día siguiente hizo la denuncia ante el fiscal general Gerez, uno de los que participó de la reunión, en la que hice tres pedidos.

Ese mismo día el fiscal dictó una resolución. “En atención a que los hechos denunciados quedarían dentro de la previsiones establecidas en la Ley 2786 (NdA: es la norma de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres), corresponde dar curso a la acción respectiva y dictar las medidas cautelares previstas en el Artículo 13 de la mencionada norma legal”, resolvió Geréz.

Y el fiscal dispuso las tres medidas solicitadas por Gennari, que es representada por el abogado Maximiliano Rusconi. Una es que se le permita participar de los acuerdos del TSJ de manera virtual. Y las otras dos fueron dirigidas a Busamia: que se “abstenga de incurrir -en el ámbito que sea- en actitudes y conductas agresivas, inapropiadas, descalificadoras y ofensivas hacia la persona y el trabajo de la Dra. María Soledad Gennari” y de “comunicarse por cualquier vía con la Dra. María Soledad Gennari de forma directa o indirecta, de manera personal o por terceras personas”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico