Investigan a dos policías que habrían asaltado a un peatón

La víctima denunció ante las autoridades de la Unidad Regional de Policía de Comodoro Rivadavia que el martes por la noche fue blanco de un robo por parte de dos efectivos que descendieron de un patrullero. Fue sobre la avenida Rivadavia y le llevaron un iPhone y $3.000. La Justicia ordenó allanamientos que arrojaron resultados negativos.

Las propias autoridades de la Unidad Regional de Policía, que comanda el comisario mayor Ricardo Cerda, se encargaron de dar intervención al Ministerio Público Fiscal para instrumentar las averiguaciones y posterior identificación de los “poliladrones”.

De acuerdo a la información oficial a la que accedió El Patagónico, un hombre concurrió durante la mañana del miércoles a la sede policial del Centro para radicar la respectiva denuncia y poner en conocimiento de lo ocurrido a los titulares de la policía local.

La víctima aseguró que a las 22 del martes caminaba por Rivadavia y Los Ajenjos del barrio La Floresta cuando de repente fue interceptado por un móvil policial del que descendieron dos uniformados que pertenecerían al área de Operaciones de la Unidad Regional.

El hombre detalló en su denuncia que fue despojado de $3.000 y un iPhone, e incluso los efectivos le dijeron que no debería andar a esa hora por esa zona. El hombre muy asustado se dirigió a su vivienda y al día siguiente decidió denunciar lo ocurrido teniendo en cuenta que los funcionarios policiales son los que deben velar por la seguridad de la comunidad y no robarle.

Desde la Unidad Regional se dio intervención al fiscal general Martín Cárcamo que se encarga de investigar los delitos en los que están involucrados los miembros de la fuerza. La víctima además brindó descripciones y características de los “poliladrones” y del vehículo policial.

En forma paralela se inició una investigación interna y sumarios contra los implicados. Con las pruebas recolectadas se individualizaron a dos policías que habrían patrullado ese martes por la noche en el barrio La Floresta.

En ese marco, el fiscal solicitó la realización de allanamientos en el domicilio de uno de los efectivos, así como en el edificio de la Unidad Regional que funciona sobre la calle Güemes casi Rivadavia, y la inspección del patrullero en el que se movilizaron esa noche los uniformados.

Las mismas fueron autorizadas por el juez de turno y cumplidas el miércoles por personal de la Brigada de Investigaciones. Todas las diligencias arrojaron resultado negativo, aunque continúa la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico