Jorge Asís pasó con su lúcida mirada por la Feria del Libro

Jorge Asís, el “Oberdan Rocamora” de las grandes crónicas de fines de la década del 70, es un escritor, periodista y analista político argentino que también ocupó cargos políticos y diplomáticos. Es destacado por su personalidad provocativa, por su ironía y por ser dueño de originales metáforas que oscilan entre el más refinado barroco y el sarcasmo despiadado. A lo largo de su prolífica vida literaria ha publicado textos memorables como El Gran Diario Argentino (una visión profética de la conversión de Clarín de diario a gran empresa de negocios); Flores robadas en los jardines de Quilmes; Sandra, la trapera; El cineasta y la partera (y el sociólogo marxista que murió de amor) y La marroquinería política (donde ya hace 15 describía cierta forma de hacer política que desde hace una semana los grandes medios se atribuyen haber descubierto a través de fotocopias).

Asís se presentó este lunes por la noche ante una sala repleta en el auditorio del Centro Cultural en una entrevista abierta denominada “Miradas sobre la actualidad política”, con dos personas vinculadas a los medios de comunicación de la ciudad, como Alberto Hroncich y José Glinski. Previamente, recorrió los stands de la Feria del Libro y brindó una conferencia de prensa. Asís dio a conocer que nunca asiste a ninguna Feria del Libro, ni siquiera a la de Buenos Aires. “Venir a la Feria del Libro de la Patagonia tiene otra mirada. Para mí es un lujo estar aquí, espero haber sido de utilidad, como también de entretenimiento para todo el público”, dijo en su estilo inigualable.

No obstante, indicó que es muy interesante que se lleve a cabo una Feria del Libro. “En un momento de tanta incertidumbre en la Argentina y con una sensación tan fuerte, la apuesta a la cultura muchas veces es la salida”, recalcó quien como analista no prevé buenas noticias para la mayoría de los argentinos en lo que queda del año.

Al mismo tiempo, indicó que “el gran problema de la Argentina es económico, político, de conducción y en el fondo casi todos los problemas se rozan con lo cultural. Acá tenés autores en cantidad con ideas visibles y eso hace muy interesante el diálogo”.

Por último, sostuvo que “aunque la gente esté a 1800 kilómetros de distancia de Buenos Aires, eso no tiene que significar absolutamente nada. Ahora con las redes sociales y si manejas algún idioma, conoces la interna de Pakistán, qué es lo que pasa en Bielorrusia; está todo mucho más acotado”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico