Jóvenes son investigados por agredir a policías

El juez Daniel Pérez, formalizó la investigación preparatoria de juicio contra Daniel Honorio Alan y Romina Soledad Waters, procesados como presuntos autores del delito de atentado a la autoridad agravado.

Asimismo, los representantes del Ministerio Publico Fiscal y el Ministerio Público de la Defensa, coincidieron en que presentarán la causa a la oficina de Solución Alternativa de Conflictos (S.A.C) a los fines de abordar una salida alternativa de la situación judicial. Ambos imputados, fueron detenidos durante la madrugada del último domingo, luego de mantener un conflicto con tres empleados policiales.

En la sala de audiencias de la oficina judicial se desarrolló una audiencia de control de la detención y formalización de la investigación preparatoria de juicio. El acto judicial, fue presidido por el magistrado Daniel Pérez. En representación del Ministerio Público Fiscal, asistió el funcionario Ezequiel Castro Albornoz. Los detenidos, en tanto, recibieron la asistencia técnica del abogado adjunto del Ministerio de la Defensa Pública, Marcelo Catalano.

En la ocasión, el investigador refirió que el hecho se registró el domingo 13 de septiembre a las 04:35 en Sarmiento. En esa circunstancia, tres efectivos policiales, se encontraban patrullando a bordo de un móvil policial, por inmediaciones de las calles 20 de junio y Enrique Angulo, del barrio "Juan XXIII".

En ese lugar, procedieron a la demora de un vehículo, el cual era conducido por una joven, acompañada por el imputado Daniel Alan y otra persona.

Cuando los efectivos policiales le requirieron la documentación del rodado, la conductora les manifestó que no contaba con las credenciales correspondientes. Asimismo, los policías, averiguaron porque se encontraban circulando, en el marco del contexto de las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19.

En este sentido, los jóvenes, manifestaron que llevaban a uno de los integrantes del grupo a la a la de guardia del hospital. En esas circunstancias, los empleados policiales, les informaron que correspondía proceder al secuestro rodado.

Según consta en la pieza de apertura, en este contexto, se hizo presente Romina Soledad Waters, quien manifestó ser la dueña del rodado. Luego, la imputada ingresó al automóvil, colocó la marcha trasera del rodado, dándose a la fuga y embistiendo a un cabo de policía.

Asimismo, se indicó que los uniformados subieron al móvil policial e iniciaron una persecución. A todo esto, Waters circuló dos cuadras, con la marcha trasera, hasta la intersección de la calle Pedro Zarza, donde retomó en contra mano, en dirección sur e ingresó al patio de una vivienda ubicada en la intersección de las calles Pietrobelli y Pedro Zarza.

Al llegar a ese lugar, una oficial de policía, ingresó al patio de la vivienda a los fines de aprehender a la propietaria del automóvil. En este marco, Romina Waters llamó a un perro de raza “Pitbull” y le dio órdenes para que atacara a los uniformados. También, se denunció que la imputada le arrojó golpes de puño a la empleada policial. Finalmente, la procesada, fue reducida por dos efectivos policiales.

Por otra parte, en ese momento arribó al lugar Daniel Alan. El joven atacó a un efectivo policial mediante golpes de puño. Asimismo, le profirió una amenaza diciéndole que “lo iba a cagar a tiros”. Por último, el imputado fue detenido y trasladado a la dependencia policial.

Con respecto a la calificación legal provisoria escogida, Castro Albornoz, indicó al juez que se investigara a los procesados, como presuntos autores del delito de atentado a la autoridad agravado.

Por otra parte, peticionó que se declare legal la detención y un plazo de seis meses de investigación. Asimismo, no solicitó medidas de coerción y requirió que los imputados se presenten en el edificio del Área de Criminalísticas, a los fines de que se les aplique el protocolo único de identificación de personas.

Por último, el representante de la fiscalía, adelantó que dará intervención a la oficina de Solución Alternativa del Conflicto (S.A.C) a los fines de arribar a una solución alternativa en el proceso judicial.

A su turno, los imputados utilizaron su derecho a declarar en esta etapa del proceso judicial. Ambos, negaron la descripción referida a la presunta intención de agredir físicamente a los empleados policiales.

En tanto, Catalano, no formuló oposición a los requerimientos efectuados por el representante de la parte acusadora.

Así las cosas, el juez Pérez resolvió: declarar legal la detención, formalizar la investigación en contra Romina Waters y Daniel Alana en virtud de los hechos descriptos por la fiscalía y la calificación jurídica provisoria. También otorgó el plazo de seis meses y ordenó la libertad de los imputados previo paso por el gabinete de criminalísticas.

Asimismo, tuvo en cuenta la proposición de abordar la causa penal, en el marco de las propuestas de la oficina de solución alternativa de conflictos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico