Julio De Vido acusó al Presidente de armarle una causa junto a Stornelli

A través de las redes sociales, el actual diputado nacional respondió así a la nueva citación a indagatoria que le impuso el viernes el juez Daniel Rafecas. Es por negociaciones incompatibles con la función pública, en una causa que investiga el pago de coimas a través de la constructora brasileña Odebrecht.

El exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, escribió ayer en su cuenta de Twitter que “desde hace un año y casi 10 meses que Macri busca sin descanso vincularme a su socio Odebrecht”.

A través de las redes sociales replicó así a la nueva citación a indagatoria que le impuso el viernes el juez Daniel Rafecas, por negociaciones incompatibles con la función pública, en una causa que investiga el pago de coimas a través de la constructora brasileña Odebrecht.

De Vido agregó, en un segundo envío, en alusión al Presidente: “con la ayuda de su amigo, (ex) jefe de seguridad de Boca, el fiscal Carlos Stornelli, me armaron una causa”.

Además aprovechó para contestarle al juez: “Parece que un interesado en ofertar (Roggio que por lo visto ni siquiera era todavía oferente), pidió plazo a la Secretaría de Energía para buscar un banco (parece que mexicano), que lo financie. Energía le dio 5 días pero como a otro interesado (Odebrecht que todavía no era oferente), le dio 60 días aparentemente sobre un financiamiento bancario ya acordado”.

El diputado por el FpV, y actual titular de la comisión de Energía, sentenció: “la conclusión es que De Vido es sospechoso de negociaciones incompatibles con la función pública porque reglamentó un decreto del Poder Ejecutivo Nacional y estableció un procedimiento para la ampliación de gasoductos”.

De Vido se refiere a lo que se conoce en los pasillos de tribunales como el Caso Skanska II, que fue reabierto este año, después que en 2006, y a través de una investigación del diario Perfil, se conocieron una serie de audios que supuestamente vinculaban al Ministerio de Planificación con el pago de presuntos sobreprecios a través de facturas apócrifas.

Por entonces, y a raíz de la investigación que tomó cuerpo en la Justicia, el entonces presidente Néstor Kirchner decidió separar de sus cargos al secretario de Energía, Daniel Cameron, al exinterventor del Enargas, Fulvio Madaro, y al extitular de Nación Fideicomisos, Néstor Ulloa, todos involucrados en la construcción de los gasoductos del norte y cuya licitación había obtenido la compañía sueca. Por este motivo la obra se paró. En 2011, la Cámara Federal sobreseyó a todos los imputados.

Vuelta a licitar, la firma brasileña Odebrecht se alzó con el proyecto por el cual ahora De Vido deberá rendir cuentas. Rafecas lo citó para tomarle declaración indagatoria para el 5 de diciembre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico