La historia de Arturo, el perro rescatado que ingresó a Gran Hermano

Luego de una semana de mucha convulsión, los participantes de Gran Hermano se vieron desconcertados y emocionados por la llegada de Arturo, el perro mestizo que ingresó a la Casa en las últimas horas para acompañarlos en la última etapa del certamen.

Arturo, que inmediatamente hizo amistad con Martín Ku, fue rescatado en un descampado de Bragado, en la provincia de Buenos Aires. El perrito sufrió maltratos desde cachorro a manos de sus antiguos dueños, quienes lo obligaron a participar en carreras clandestinas y lo usaban para cazar.

Tras ser abandonado, Arturo fue hallado en pésimas condiciones, sin comida y con signos de deshidratación. Afortunadamente, fue rescatado por una organización y recibió la atención médica necesaria para recuperarse.

El miedo de Arturo fue lo que más conmovió a los participantes de Gran Hermano, ya que a poco de ingresar se quedó al lado de la puerta, temblando. Finalmente, con cariños y comida, los «hermanitos» fueron ganando su confianza.

Ahora, en Gran Hermano, Arturo tendrá la oportunidad de encontrar un hogar lleno de amor y cuidados. Dependerá de la atención de los «hermanitos» para sobrevivir y sanar por completo sus heridas, un desafío no menor para todos.

Luego de la gala del miércoles que cambió el panorama dentro de la casa y dejó una placa de nominados multitudinaria, Gran Hermano sumó un nuevo integrante este jueves: se trata de Arturo, el perro que fue abandonado y ahora quedará a cargo de los participantes.

Su ingreso se dio en medio de otra edición del «Congelados», la prueba que obliga a los «hermanitos» a quedarse inmóviles durante una buena cantidad de minutos y aplica sanciones severas a quienes la incumplen.

Arturo, de solo un año y medio de edad, se mostró asustado y no se quiso alejar de la puerta de la casa, mientras los participantes, sin poder moverse, veían con asombro al pequeño animal. Una vez terminado el desafío, todos se acercaron aunque sin prisa para no asustarlo.

Gran Hermano, además, incorporó una carta con instrucciones para los jugadores, que estaba dentro de la valija de la mascota y fue leída por Mauro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico