"La impunidad sigue intacta" a quince años de la desaparición de Iván Torres

Alejandra Gonza, directora clínica internacional de Derechos Humanos de la Universidad de Washington es la representante de María Millacura ante la Corte Interamericana por la desaparición forzada de su hijo Iván Torres. La abogada estadounidense envió a El Patagónico una carta dirigida a toda la ciudadanía y al Estado argentino en la que plantea: "la impunidad sigue intacta y el pacto de silencio policial persiste".

Se cumplieron ayer 15 años de la desaparición forzada de Iván Eladio Torres Millacura, tras haber sido detenido por personal policial en las calles céntricas de Comodoro Rivadavia entre la noche del 2 y la madrugada del 3 de octubre de 2003.

En ese contexto, Alejandra Gonza, directora clínica internacional de Derechos Humanos de la Universidad de Washington y representante legal de la familia del desaparecido ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, escribió un análisis donde reflexiona sobre los obstáculos que existen para encontrar verdad y justicia.

“Hoy se cumplen 15 años de la desaparición forzada de Iván Eladio Torres Millacura en manos de la policía de Comodoro Rivadavia, seguida de encubrimiento judicial, impunidad estructural e indiferencia estatal hacia el dolor de sus familiares”, expresa.

También han pasado más de 7 años desde que la Corte Interamericana de Derechos Humanos determinara la responsabilidad internacional de Argentina por las violaciones a los derechos humanos de Iván y su familia. Desidia e incumplimiento de obligaciones internacionales marcan el paso del tiempo en esta triste historia”, señala.

La especialista en Derechos Humanos, recuerda: “la Corte Interamericana ordenó al Estado Argentino, entre otras, investigar y sancionar a los responsables, así como realizar una búsqueda efectiva de Iván. Sin embargo, todavía no sabemos cuál fue su destino”.

Al cumplirse 15 años de la desaparición de Iván Torres y su madre continúa pidiendo que se lo devuelvan vivo, “como se lo llevaron”. “La reciente revocación de algunas de las absoluciones a los involucrados en su detención puede a simple vista dar la impresión que la verdad se acerca, que es un avance. Se viene un nuevo juicio y con ello la apariencia de estar cumpliendo con las obligaciones internacionales de investigar y sancionar a los responsables”, expresa Gonza en su escrito.

La abogada graficó que la madre de Iván considera este nuevo juicio que desarrolla el Tribunal Oral Federal como otra burla del Estado. “¿Por qué? Se enteró por la prensa. Ya experimentó un juicio que llevó años y para lograrlo tuvo que llegar primero a la Corte Interamericana. A pesar de que en este juicio se analizara el caso bajo la figura de desaparición forzada y se condenara a dos de los catorce involucrados, no logró determinar absolutamente nada de lo sucedido a Iván. Las dos condenas que se lograron todavía no se hicieron efectivas. No hay ni un detenido. La impunidad sigue intacta y el pacto de silencio policial persiste, sin medida alguna tendiente a quebrarlo”. Gonza hace referencia a que “muchos testigos clave murieron en circunstancias absolutamente dudosas y no es absurdo que la madre de Iván, a sus 70 años, luchando contra enfermedad, pobreza e indiferencia, centre su reclamo en una búsqueda inmediata, seria y efectiva: Entréguenme a mi hijo ya””.

En ese sentido, la abogada analiza: “el deber del Estado de satisfacer esa expectativa tiene varias aristas de acuerdo al derecho internacional. Por un lado exige buscar el paradero del desaparecido, conocer lo sucedido, sancionar a los responsables, y en su caso, encontrar e identificar restos, entregarlos de forma digna a sus familiares. Por otro lado, contiene obligaciones relacionadas a la atención humanitaria a la familia que busca al desaparecido. Ningunas de las obligaciones se han cumplido”.

“No estamos frente a casos de personas ‘extraviadas’. El programa BUSCAR que aglutina en su página web a todas las personas buscadas en Argentina no distingue el fenómeno de desaparición forzada en democracia”, fundamenta.

Gonza cree que para que los familiares ya no sean más los ‘investigadores’, es necesario “emprender reformas policiales profundas y desmantelar la corrupción y la connivencia entre poderes del Estado que dan paso a la impunidad. Los estándares internacionales exigen mecanismos independientes, imparciales, integrados por miembros civiles que puedan determinar la responsabilidad por uso de la fuerza y el ejercicio de su poder punitivo”, añade.

Por esa razón, la abogada también pide que la madre de Iván pueda reunirse con el presidente Macri para que se agilice la búsqueda.

“Una madre a sus 70 años no tiene más tiempo que perder para encontrar la verdad, y el Estado puede contar con un abanico de medidas alternativas de búsqueda, distintas a las que ya demostraron su fracaso. El primer paso es responder a la solicitud de atención del caso al más alto nivel del Poder Ejecutivo nacional mediante una reunión inicial con el presidente Mauricio Macri. A partir de ahí generar un plan de búsqueda con las demás autoridades que responda los pedidos de María, y por supuesto, discutir este tema ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en audiencias públicas que permitan el análisis serio del fenómeno que avergüenza a todos los gobiernos constitucionales de Argentina: las desapariciones forzadas en democracia”.

Gonza concluye así su carta con una pregunta: “¿Y si empieza el Estado por escuchar a María?”

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico