La mujer estaba "muy golpeada" y él murió con un mechón de cabello en una mano 

En los detalles de la audiencia por el asesinato el sindicalista petrolero Pablo Santander, ocurrido durante la madrugada de Navidad, se expuso que la imputada tenía golpes en los brazos y piernas. 

Verónica Britez tiene 34 años y una hija de 8 años. Hace aproximadamente 8 meses que convivía con Pablo Santander en la vivienda del barrio Pueyrredón. Los tres pasaron juntos Nochebuena y en horas de la madrugada se desató la violencia.

Los vecinos declararon ante la policía que solían escuchar ruidos de peleas de pareja. Ambos tenían “una relación muy conflictiva y cargada de violencia hacia ella”, apuntó el fiscal general Cristian Olazábal, quien está al frente de la causa.

En la escena del crimen, en la casa de la calle Larroude casi Roca, se encontraron elementos que “hacen suponer agresión recíproca”. El sindicalista petrolero recibió una sola puñalada a la altura del cuello que terminó con su vida.

En su mano derecha tenía un puñado de pelos que serían de la agresora, indicio que complica su situación procesal. Sin embargo, la mujer se habría defendido del ataque enmarcado en violencia de género y podría caberle el beneficio de la legítima defensa.

También los investigadores hallaron un cuchillo con restos de pelos que sería el arma homicida. La acusada declaró ante las autoridades judiciales que Santander la habría asido de los pelos cuando ella tenía el cuchillo en una mano. Allí se produjo el forcejeo donde “vi que salía sangre en el cuello”, declaró.

Los médicos forenses del Ministerio Público Fiscal acreditaron que la mujer tenía golpes en sus piernas y brazos, lo que probaría que se defendió de un ataque de su pareja.

En esas circunstancias y a la espera de los resultados de las pericias recolectadas, la jueza Daniela Arcuri imputó a Britez el delito de homicidio agravado por ser cometido contra una persona con quien mantenían relación de pareja.

La investigación se formalizó por 6 meses y la mujer recuperó la libertad. Deberá presentarse cada 15 días ante las autoridades judiciales y tiene prohibido salir de la ciudad sin autorización judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico