La reconversión de un cabaret

La pandemia modificó las costumbres y actividades de todos y todas. Se conocen cientos de historia al respecto en todo el país, mientras Comodoro tiene lo suyo, como la del club nocturno que ahora es delivery.

“Mistik” era su último nombre, pero durante años se lo conoció como “Belgrano 2”. Era un notorio club nocturno ubicado en la calle Sarmiento al 600. Por la pandemia cerró sus puertas en marzo y reabrió en su momento como un pub común y corriente, abriendo mucho antes de lo acostumbrado sus puertas y cerrándolas a la hora estipulada por las restricciones.

Pero a partir del cierre de la semana pasada, ahora es un “take away” que ofrece pizzas, minutas y bebidas.

Más de un vecino del sector debe tener algo que agradecerle a la pandemia. Es que el club nocturno en cuestión fue objeto de cuestionamientos y denuncias durante años, tanto por sus ruidos molestos en la madrugada, como por los espectáculos que ofrecía en ocasiones en la vía pública, donde ocasionales transeúntes que iban a trabajar o a llevar a sus hijos a la escuela se topaban con escenas desagradables.

Ahora que modificó el menú seguramente les resultará más simpático a algunos, aunque no faltarán los que echen de menos la anterior oferta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico