La TV Pública, entre el apagón informativo, el ajuste y la censura

La dirección del canal decidió levantar programas como Cocineros argentinos y dos de los noticieros diarios, así como los de los fines de semana. Los trabajadores denuncian varios actos de censura.

El gobierno de Javier Milei avanza en el vaciamiento de la TV Pública. Las autoridades del canal estatal anunciaron que desde el mes que viene se levantará la programación en vivo, convirtiendo a la pantalla en un canal sin producción propia nueva, y plagada de enlatados ya emitidos. Oficialmente, ya se informó que tres programas diarios de la grilla finalizarán a fin de mes, entre ellos el magazine gastronómico Cocineros argentinos, que llevaba 15 años ininterrumpidos al aire, era el ciclo más visto del canal y el que mejor rendía comercialmente. Además, Página/12 pudo confirmar con las autoridades que el área de noticias sufrirá un fuerte recorte: se levantarán los noticieros diarios de la primera mañana y de la medianoche, así como todos los del fin de semana. En asamblea, los trabajadores de la TV Pública denunciaron “que nunca en nuestra historia vivimos los niveles de censura como en esta etapa”.

La situación de los medios públicos es crítica. La decisión del gobierno de Milei de “privatizarlos” avanza desde todos los frentes. Si el primer paso fue instalar en agenda la venta como una posibilidad cierta, la segunda etapa ya se puso en marcha: recortarlos a su mínima expresión. Para eso, al plan de desfinanciamiento se le suma la estrategia de “apagarlos”, quitándole contenido para que sean poco competitivos y (auto)crear así las condiciones para su “remate”.

Las últimas noticias de la TV Pública son la prueba de que el diseño institucional se construyó alrededor de esa idea. Lo que se supo oficialmente es que el 31 de marzo finalizan las emisiones de tres programas en vivo que se emiten en el canal: Cocineros argentinos, En casa y Más de vos. En su lugar, el director de la TV Pública, Juan Parodi, no va a programar otros ciclos nuevos de producción propia sino repeticiones de viejos ciclos. El recorte, entonces, no parece descansar estimulando la creatividad, sino a pura “motosierra”, como le gusta gritar a los cuatros vientos al presidente de la Nación. “Todas las decisiones obedecen a recortes presupuestarios; no hay otros motivos”, aclararon desde la actual gestión del canal estatal.

El levantamiento de Cocineros argentinos (lunes a viernes a las 14) es el que más llamó la atención. Es que el ciclo de cocina que conducen Juan Bracelli, Narda Lepes, Karina Gao y Ximena Sáenz era uno de los más longevos en la pantalla: se estrenó en 2009 y con una propuesta federal -que ejercitó la identidad nacional y regional, así como también la comida saludable- se convirtió en el programa diario más visto del canal. Incluso, a lo largo del tiempo, logró construir un círculo virtuoso que combinó propuesta de calidad y amena, buena audiencia y abundantes ingresos comerciales, los cuales se reparten entre la productora Kapow y la emisora estatal. Un combo que le permitió sortear cambios de gobiernos y gestiones sin problemas. Hasta, claro, la llegada de La Libertad Avanza.

Los otros dos ciclos en vivo que no continuarán a partir de abril son dos programas que tienen escaso recorrido. En casa (lunes a viernes 10.30) es una propuesta de servicios conducida por Natalia Paratore, Gabriela Previtera y Germán Berghmans, sobre vida saludable, deportes, turismo argentino y relax. Por su parte, Más de vos (lunes a viernes a las 16) es un programa que con la conducción de Daniela Nirenberg y Juan Ballesteros, descubre historias de vida de personas de diferentes ámbitos que hacen cotidianamente aportes significativos a la vida social y a sus disciplinas.

La "motosierra" pasará también con mucha fuerza por el área de noticias del canal, a cargo de Fabián Gijón (exproductor de Jotax, la productora de Juan Cruz Avila). A partir de abril, el acceso a la información se verá más recortado para todos los habitantes del país. En los días de semana, Televisión Publica Noticias dejará de contar con cuatro ediciones diarias para pasar a tener solo dos: tanto el noticiero de la primera mañana (6.30) como el de la medianoche serán levantados. Solo continuarán las ediciones del mediodía (12) y el central (19), con una hora y media de duración. Además, las emisiones del noticiero de las 19 de sábado y domingo tampoco continuarán. Con esta decisión, que la gestión del macrismo también había implementado, el “apagón informativo” en el canal público será desde las 20.30 de viernes hasta las 12 del lunes. Todo lo que pase en el país y en el mundo durante el sábado y domingo no tendrá cobertura informativa.

Además, las autoridades tomaron la decisión de no pagar más “horas extras”, que para muchos trabajadores de noticias de la emisora significa buena parte de sus ingresos. Los noticieros serán realizados en su totalidad por personal de planta del canal, aunque -adelantaron algunas fuentes del canal- se respetarán los contratos vigentes, los cuales no se renovarán una vez que venzan.

El recorte presupuestario no se limitará al levantamiento de algunas ediciones de los noticieros: Página/12 pudo confirmar que los días feriados la TV Pública no emitirá ningún noticiero. Casualidad o no, esa medida comenzará a aplicarse desde este domingo, justo cuando se conmemora un nuevo aniversario del último golpe de Estado, se espera una movilización popular masiva y el gobierno reivindica el accionar de las Fuerzas Armadas durante la dictadura.

Por otro lado, la Asamblea de Trabajadores de Prensa Televisión Pública emitió un fuerte comunicado, en el que denunciaron “que nunca en nuestra historia vivimos los niveles de censura como en esta etapa”. “Durante otras etapas políticas, con gestiones que respondieron a diferentes gobiernos de turno, hemos tenido diferencias, críticas e incluso denuncias públicas, a las que se puede acceder fácilmente en internet. En ningún caso hubo un nivel de censura tan grotesco como en este. Un ejemplo cabe para ilustrarlo: en la transmisión de la apertura de sesiones del primero de marzo por cadena nacional, sólo se mostraron legisladores oficialistas, en una paradoja construida en base a planos cortos para tapar el sol con la mano; ya que La Libertad Avanza cuenta con una notoria minoría en el parlamento”.

En el texto, en el que hacen responsables de lo que ocurre al nuevo gerente de noticias, Fabián Gijón y al director del canal, Juan Parodi, en el marco de la intervención de Diego Chaer, enumeran algunos hechos de censura. “No se permite poner al aire ninguna voz que cuestione las políticas oficiales o critique al presidente Javier Milei". “Se impidió que salgan al aire las declaraciones de Ignacio Torres, gobernador de Chubut y su ministro de Economía, durante la disputa con el gobierno nacional”. “Se impidió poner la voz del gobernador bonaerense Axel Kicillof durante la apertura de sesiones ordinarias cuando se refirió a las políticas del gobierno nacional”.

“No permiten el envío de equipos a cubrir acontecimientos importantes en el resto del país, como las graves inundaciones que por estos días afectan las localidades entrerrianas de Gualeguay y Gualeguaychú”. “No se puede dar voz a quienes, según el gerente de noticias, forman parte de 'la casta'”; cuando se le preguntó quién era la casta, mencionó a Pablo Moyano, Eduardo Beliboni y Sergio Palazzo”.

“Se impidió la cobertura y cualquier mención sobre el cierre de la Agencia Télam” y “lo mismo sucedió con el acto en defensa al INCAA que se realizó en la puerta del Cine Gaumont, que contó con numerosas personalidades de la cultura y que terminó con represión, también invisibilizada”. “Bajaron la columna sobre pueblos originarios”. “Ordenaron bajar varias notas y columnas del noticiero de la web de la TV Pública”, publicó Página 12.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico