Las cooperativas surgen como una alternativa laboral frente a la crisis

En los últimos dos años se ha registrado en Chubut un incremento en la solicitud de licencias de cooperativas y mutuales. Los trámites se pueden extender un máximo de tres meses, período en que se comprueba que los integrantes de la cooperativa en formación cuenten con los conocimientos necesarios para desarrollar la tarea que emprenderán. El asociativismo permite encontrar una alternativa ante la disminución de fuentes de empleo en determinados sectores productivos. Dos ejemplos son los casos de los extrabajadores de Guilford en esta ciudad, que conformaron una empresa dedicada a tareas de soldadura y construcción y los exoperarios de Pepsi en Trelew, con un emprendimiento para el empaque de alimentos.

Los trabajadores de la planta embotelladora de Pepsi en Trelew fueron notificados a fines de mayo de este año que recibirían una capacitación durante su jornada laboral. Así se dirigieron hasta uno de los sectores de la planta donde supuestamente se realizaría la capacitación. Sin embargo, se encontraron con una reunión pactada entre los representantes de la firma multinacional y el Sindicato Unido de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas y Afines (SUTIAGA), donde les informaron que la planta cerraría.
Así comenzó la lucha, que incluyó un acampe y un recital solidario en la entrada de la fábrica que hasta entonces brindaba trabajo a 50 personas. En el medio de la medida de fuerza, el ministro de Producción de Chubut, Pablo Mamet, y el intendente de Trelew, Adrián Maderna, realizaron diferentes gestiones para que los obreros recibieran una liquidación acorde a los años trabajados y pudieran comenzar a pensar en constituir una cooperativa.
Los trámites se iniciaron con el apoyo del Gobierno provincial para que los trabajadores recibieran el certificado provisorio que los acreditara como cooperativa, que otorga el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) y se espera que en los próximos 30 días reciban la matricula nacional definitiva.
Durante ese lapso los trabajadores que ahora integran "Reko Patagonia", continuarán elaborando el Plan de Negocios que presentaron a la compañía que comercializa Pepsi, para que analicen un posible financiamiento del nuevo emprendimiento vinculado al empaque de alimentos.
"Reko Patagonia" es solo una de las cooperativas que se han conformado en Chubut durante los últimos meses a partir del cierre de fábricas. Es que, según el subsecretario de Asociativismo y Economía Social, Exequiel Villagra, ya desde 2016 se han incrementado las solicitudes de conformación de cooperativas y mutuales a partir de la crisis económica que atraviesa el país.
"En muchas oportunidades, los trabajadores llegan a un acuerdo con la empresa y se continúa con un emprendimiento por su parte", explicó Villagra. "Varios gremios han solicitado conformar una mutual como una primera premisa para afrontar esta crisis estamos viviendo. Es una buena alternativa y esto se ha reflejado en la cordillera teniendo a Esquel como una localidad de referencia", aseguró.
"En Comodoro vienen funcionando las cooperativas de construcción de viviendas y en Sarmiento se busca fortalecer las cooperativas agropecuarias y en distintas partes de la provincia que están paralizadas y planteamos a nivel nacional diferentes mecanismos que permitan potenciar este sector. En época de crisis el asociativismo siempre es una buena alternativa y más teniendo en cuenta los antecedentes que tiene Chubut", subrayó.

"BUSCAR UNA FORMA DE SUBSISTIR"

De los 50 extrabajadores de la embotelladora de Pepsi, 25 decidieron emprender el proyecto de una cooperativa. "La formamos hace dos meses, pero no estamos todos porque decidieron no exponerse. Decidieron no formar parte del acampe, no era una decisión sencilla y es entendible. Nosotros nunca hicimos lío, solamente reclamamos por nuestro trabajo", sostuvo Hugo Díaz, uno de los integrantes de "Reko Patagonia".
Díaz se encuentra junto a otros 24 obreros a la espera de la decisión de compañía de aprobar el Plan de Negocios que elaboraron para realizar tareas de empaquetamiento de alimentos no perecederos, porque Pepsi rechazó financiarlos para dedicarse al envasado de bebidas. "Nosotros dijimos que queríamos conservar las fuentes laborales, por eso elaboramos esa propuesta. Tenemos un bosquejo y estamos esperando respuestas porque ya llevamos más de dos meses sin trabajar y es difícil", aseveró.
El integrante de "Reko Patagonia" indicó que la premisa es instalarse en el depósito del Mercado Central de Trelew donde también montarán diferentes stands.
Asimismo, Díaz recordó que el acampe en las afueras de la planta de embotellamiento comenzó el 20 de junio y que fue allí donde surgió la idea de conformar una cooperativa. "Estamos esperando que sean buenas noticias porque de alguna forma la empresa se tiene que hacer cargo de este desastre social que está dejando. Vinieron y nos dijeron que cerraban. No porque no le daban los números sino porque querían. No les importamos, pero por lo menos mostraron un buen gesto cuando se interesaron con la cooperativa. Estamos buscando una forma de subsistir", destacó.

EL CASO GUILFORD

En la textil Guilford los problemas comenzaron a fines del año pasado cuando la firma empezó a adeudarles cuatro quincenas de trabajo, aduciendo que la empresa se encontraba seriamente afectada frente a la apertura de las importaciones. Así, los trabajadores comenzaron con una serie de medidas para que sus reclamos fueran escuchados.
En primera instancia, mientras se insistía en intimar a los responsables de la empresa con Nicolás Goransky a la cabeza para que cumplieran con el pago a los trabajadores, el Gobierno provincial ofreció una ayuda económica y logró que el Ejecutivo nacional colaborara también con un subsidio durante tres meses.
Ya al confirmarse el cierre de la planta sin que los operarios llegaran a cobrar indemnización alguna, el municipio comodorense empezó a brindar una serie de capacitaciones para que los obreros encontraran una nueva fuente de trabajo. Fue en uno de esos talleres que desde la agencia Comodoro Conocimiento se sugirió la idea de formar una cooperativa dedicada a trabajos de soldadura.
"Fue algo raro cuando nos propusieron la idea porque nosotros venimos del rubro textil, no sabíamos nada de cómo formar una cooperativa. Empezamos a recibir clases de cómo se constituía una, qué es lo que teníamos que hacer y fue un proceso bastante largo porque al estar acostumbrados a trabajar para un patrón no sabíamos qué estábamos haciendo. Por suerte recibimos mucha ayuda de gente que nos guió y nos guiarán en este proceso. Para nosotros es todo nuevo, pero estamos encaminados", contó Eduardo Santana, uno de los integrantes de la Cooperativa Soldartex.
En ese marco, la Municipalidad mediante la agencia Comodoro Conocimiento y el Instituto Nacional de Cooperativismo y Economía Social (INAES) firmaron el viernes 4 de agosto un convenio para crear el emprendimiento que contará con la participación de Pan American Energy junto a la Asociación Civil Ingenieros Sin Fronteras.
"Hicimos todo el viernes pasado y por suerte nos dieron una mano desde el municipio. Ahora estamos esperando que INAES apruebe los trámites y podamos empezar a trabajar. Es un proceso que recién estamos organizando porque es un cambio a algo totalmente nuevo", reconoció el trabajador.
La Cooperativa Soldartex está conformada con 20 extrabajadores textiles de Guilford que recibieron capacitaciones de soldadura, albañilería y tareas generales durante los últimos meses. "Esta semana termina los cursos de soldadura porque hicieron tres grupos de 10 personas porque el lugar quedó chico. Tenemos una primera propuesta que se basaría en trabajar en la reconstrucción y armados de plazas de Comodoro. Empezamos de cero y ojalá que todo salga lo más rápido posible porque ya no podemos seguir viviendo con la ayuda del Gobierno. Queremos trabajar", manifestó Santana.
El lugar que utilizarían los trabajadores para desarrollar el emprendimiento sería un galpón de YPF que se encuentra ubicado en Kilómetro 4.
Asimismo, Santana se refirió a los momentos de incertidumbre que les toca vivir a los extrabajadores de Guilford. "Nosotros vivimos con la ayuda de Provincia que son 6 mil pesos. Por ahí alguno agarra una changa de limpiar patios o capaz algo referido a la soldadura gracias a las capacitaciones que hemos tenido. Con la edad que tenemos algunos, que somos mayores de 40 años, se nos hace muy difícil conseguir trabajo porque no hay, esa es la realidad. La estamos pasando mal", subrayó.
"Nosotros estamos judicializados (iniciaron un juicio a la textil para cobrar sus indemnizaciones), pero estamos subsistiendo con los 6 mil pesos de Provincia, nada más. Nación nos dio solo tres meses de ayuda. No podemos pagar ni siquiera un alquiler. Ojalá podamos conseguir trabajo y podamos hacer lo que se necesite, ayudar al municipio y hacer algo bueno con la cooperativa porque no se aguanta más esta situación", lamentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico