Lazos de amor y esperanza para pacientes oncológicos y sus familiares

Cuando el cáncer entra en una familia la preocupación por el tratamiento puede ser difícil dejarla de lado, el tejido entendido como una terapia de apoyo y con fines solidarios puede transformarse en una excelente opción para cambiar preocupación por acción y solidaridad. En el Hospital de Día Oncológico, pacientes y familiares tejen las mantas que luego los abrigarán en las quimioterapias. Enterate cómo podés colaborar con esta actividad.

En el primer piso del Hospital Regional se encuentra el Hospital de Día Oncológico. Allí pasan a diario mujeres, hombre y adolescentes que le dan batalla al cáncer con tratamientos de quimioterapia y con la recuperación de su estado físico a través de hidrataciones o trasfusiones sanguíneas. Las familias que se enfrentan a esta dura enfermedad cambian sus hábitos por completo y el tiempo que transcurre en esos pasillos son largos. Allí se comparten experiencias, penas, alegrías y también saberes.

Desde el mes de agosto del año pasado Diana Iñurrita y Joana Doval tiene una cita semanal con el Hospital de Día, las quimioterapias suelen llevar de 4 a 6 horas al igual que otros procedimientos, en ese tiempo se invita a los pacientes y sus familiares a tejer. El tejido como una terapia tiene comprobados beneficios en el bienestar general de la persona y estas voluntarias de la Iglesia Cristiana y Misionera de la Cordillera lo han comprobado.

El tejido es solidario porque representa abrigarse y abrigar a otro más a quien sufre

En el Hospital queda una pequeña caja con varios ovillos, algunas instrucciones y palillos, los pacientes y sus familiares se ocupan de transformarlos en cuadraditos tejidos. “El tejido es solidario porque representa abrigarse y abrigar a otro más a quien sufre, le ofrece a la persona la posibilidad de extenderse, de ser creativo. Eso es lo que hemos visto aquí", comentó Diana a El Patagónico.

“Se tejen cuadraditos de 15 centímetros por 15 centímetros con los errores o perfección que tengan, luego los unimos y las mantas quedan para los pacientes que se hacen la quimio”, detalló la voluntaria. Hasta el momento se han tejido tres mantas solo con el aporte de las personas que recorren los pasillos del Hospital.

Joana por su parte, se mostró agradecida al apoyo que consiguieron también para el proyecto de parte de las doctoras que están al frente del sector, la doctora Laura Barrientos y la doctora Erika Troncoso, además del personal de enfermería.

Cuando empezamos a tejer, sus caras que muchas veces son de preocupación empiezan a cambiar

“Nos sentimos bien recibidas por todos y lo más importante, por los pacientes y sus familiares, que dejan los tejidos que hacen incluso los días que no venimos, y a lo largo de la mañana cuando estamos podemos ver como, cuando empezamos a tejer, sus caras que muchas veces son de preocupación empiezan a cambiar, o empiezan a comunicarse más entre ellos y con nosotros, para todos es una actividad gratificante”.

Mientras, Joana y Diana relatan su tarea, las consultas por los puntos, el tipo de lana y aguja no cesan y en esos momentos hay tiempo de charla y de risa, ese condimento que se vuelve también indispensable al momento de dar pelea a la enfermedad.

¿CÓMO PUEDO COLABORAR?

Hay formas para colaborar con el tejido en el Hospital de Día Oncológico, la lana y las agujas salen del bolsillo de las instructoras, por eso las personas que puedan colaborar con ovillos, revistas de tejido y ganchos pueden acercarse al Hospital de Día o a la lglesia Misionera ubicada en la calle Tucuman N°518.

TEJ.mp4

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico