Los "boqueteros" de la estación Esso se llevaron el dinero para pagar los sueldos

El golpe delictivo se registró entre las 3 y las 4 de ayer en las oficinas administrativas de la estación de servicio de Yrigoyen y Roca, en un horario en que estaban en funcionamiento el servicentro y la playa de expendio de combustible. Los delincuentes entraron por la parte trasera del lugar, barretearon puertas y efectuaron un boquete en un entretecho. El botín ronda los 200 mil pesos. Sospechan de al menos dos exempleados.

El robo tipo comando fue protagonizado en horas de la madrugada por al menos dos delincuentes que conocerían las instalaciones de la estación de Servicio “Esso”, ubicada sobre las avenidas Yrigoyen y Roca, en el barrio Industrial. Lo curioso fue que que el robo se produjo cuando empleados del servicompras y playeros cumplían con su horario laboral.

De acuerdo a la información a la que accedió El Patagónico, el delito fue descubierto a las 5:30 cuando se hizo presente uno de los propietarios de la firma, Ricardo Luis González. Se presentó en el horario de relevo de turno de los empleados y al ingresar a su oficina que estaba bajo llave se encontró con que había un boquete en el entretecho construido con placas de yeso, a la altura de su escritorio.

Entonces se dirigió hasta el sector del depósito para determinar por dónde se habían introducido los delincuentes y se encontró con otro boquete y una puerta barreteada. Ya con la presencia del personal policial de la Seccional Tercera se analizó cómo habían accedido los ladrones al predio.

Fuentes oficiales precisaron que los asaltantes saltaron un paredón que se encuentra sobre la calle Olavarría para ingresar al predio de la estación. Se presume que conocían las instalaciones o tenían datos precisos ya que el lugar no tiene un fácil acceso y solo personas con conocimiento sabían el recorrido para llegar hasta las oficinas administrativas.

En ese sentido, el encargado del servicompras afirmó: “no nos quedan dudas de que quienes ingresaron conocían las oficinas y el movimiento del lugar”. Los asaltantes se alzaron con una suma que ronda los 200 mil pesos y dos chequeras pertenecientes al Banco Macro que estaban en un cajón de un escritorio.

Además los ladrones se llevaron el DVR con las grabaciones de las cámaras de seguridad internas del lugar para no dejar evidencias del robo. El servicompras funciona las 24 horas y los playeros también cumplían con sus funciones en la playa de expendio de combustible.

EL DINERO DE LOS SUELDOS

Según supo este diario la suma de dinero estaba destinada para el salario de los trabajadores de la estación. Durante la noche del viernes y primeras horas de la madrugada de ayer los playeros, a medida que recaudaban dinero, lo guardaban en sobres y lo arrojaban por debajo de la puerta a la oficina administrativa.

Fuentes ligadas a la investigación precisaron que el sobre de la recaudación de las 3:10 fue robado y el de las 4:10 sí estaba, lo que da un indicio del horario en que se produjo el robo.

La policía busca registros de cámaras de seguridad de domicilios cercanos para tratar de captar los movimientos previos de los delincuentes.

También se supo que dos empleados fueron despedidos hace poco tiempo y por lo tanto las primeras sospechas están dirigidas sobre ellos. Incluso, una de esas personas se desempeñaba en el área administrativa y conocía todos los movimientos internos.

Personal policial de la Seccional Tercera inició las primeras averiguaciones y la Brigada de Investigaciones comenzó la suya. El Ministerio Público Fiscal tomó conocimiento de oficio para dirigir la causa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico