Los exmilitares seguirán detenidos hasta la rueda de reconocimiento

Andrea Eskijian y Joel Albornoz, detenidos el viernes por su presunta participación en dos asaltos armados contra jóvenes mujeres que sufrieron el robo de sus teléfonos celulares, fueron imputados ayer por la Justicia. A pedido de la fiscal Verona Dagotto, les dictaron prisión preventiva hasta el miércoles, cuando los imputados serán sometidos a una rueda de reconocimiento de personas. Los exintegrantes del Ejército Argentino declararon y aseguraron que no cometieron ningún delito.

La pareja de exintegrantes del Ejército Argentino fue sometida ayer, en horas del mediodía, a la audiencia de apertura y formalización de la investigación en su contra, en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. La audiencia en la que El Patagónico fue el único medio periodístico presente, estuvo presidida por el juez penal Jorge Odorisio.

En el comienzo la fiscal general Verona Dagotto detalló los delitos que se investigan contra la exsoldado voluntaria Andrea Milagros Eskijian (21) y el excabo del Regimiento de Infantería 8, Joel Antonio Albornoz (26), detenidos el viernes a bordo de un Volkswagen Bora que habrían utilizado para cometer los dos robos armados registrados el martes 28 de noviembre.

Por esa razón es que los investigadores presumen que los sospechosos intentaban abandonar esta ciudad cuando fueron interceptados en la salida norte de la ruta Nacional 3 el viernes pasado el mediodía.

La representante fiscal expuso que la primera víctima de los robos del martes último fue una chica de 14 años que iba acompañada de una amiga. Eran las 13 cuando fue atacada por dos mujeres, una de tez morena y otra de pelo rubio, quienes le arrebataron el teléfono celular. El asalto ocurrió cerca del Colegio Biología Marina, en Kilómetro 3.

Dagotto precisó que la víctima terminó con heridas punzocortantes en la espalda y en la cabeza. Relató también que una de las autoras –que según su imputación sería Eskijian- le propinó golpes y puntapiés a la adolescente cuando se encontraba en el suelo y sin su aparato telefónico. Luego, abordó un VW Bora color gris, que habría sido conducido por el excabo del Regimiento de Infantería 8.

Luego, detalló que el segundo delito ocurrió el martes a las 20:35 cuando una joven que caminaba por la calle Wenceslao Escalante y 8 de Diciembre, a metros de la escuela 171 de Standart Centro, en Kilómetro 8, fue abordada por dos mujeres. Una de ellas le colocó un cuchillo en el cuello y le dijo: “dame el teléfono”. Las asaltantes luego subieron a un VW Bora gris, dominio HVK 487.

A RUEDA DE

RECONOCIMIENTO

Dagotto calificó los delitos como robo doblemente agravado por el uso de arma blanca y por haber sido cometido en poblado y en banda, en calidad de coautores para los imputados. Describió que los registros de dos cámaras de seguridad, una del colegio Biología Marina y otra de un kiosco registraron el vehículo sospechoso en las inmediaciones del lugar donde se cometió el primer robo.

La fiscal destacó la gravedad de los robos perpetrados con arma blanca: se apoderaron del mismo elemento y desplegaron violencia hacia las víctimas. Agregó que por cada delito cometido la expectativa de pena en caso de ser condenados tiene un mínimo de 5 años de prisión efectiva.

La acusadora pública pidió que se declarara legal la detención de la pareja debido a que fue realizada a partir de una orden emanada por un juez. Luego argumentó sobre los peligros procesales de entorpecimiento y fuga para pedir la prisión preventiva por un mes o hasta que se realice una rueda de reconocimiento de personas. A la vez, aseguró que las víctimas estarían en condiciones de reconocer a los imputados.

Mientras, el defensor público Ricardo Amado hizo declarar a sus representados. Primero lo hizo la joven, quien explicó que Albornoz la llevó ese martes a la mañana a la casa de su hermana en Kilómetro 14, y allí estuvo todo el día hasta que por la noche fueron a las 1008 Viviendas.

Mientras, el excabo del Ejército –recientemente dado de baja al igual que la soldado voluntaria- afirmó que el martes pasó a buscar a una pareja amiga de nombres Kevin y Lali. Dijo que los llevó a comprar a un kiosco de Kilómetro 3, y luego los tres continuaron camino hacia Kilómetro 8, donde anduvieron hasta entrada la noche. Señaló que pasó cerca de la Escuela 171 donde se produjo el segundo robo, donde descendió Lali y otra mujer que a esa hora andaban con ellos. Para el defensor había pruebas de las características del vehículo, pero no de la participación de los autores. Cuestionó que la Fiscalía tenía una hipótesis débil sobre las sospechas de sus defendidos.

Por todo ello, pidió presentaciones semanales de sus clientes ante la Oficina Judicial, prohibición de acercamiento a las víctimas y también pidió la rueda de reconocimientos de personas.

Luego de un cuarto intermedio, el juez resolvió formalizar la investigación como lo requirió la Fiscalía. También declaró legal las detenciones y dictó la prisión preventiva de la pareja de exmilitares hasta el miércoles cuando se efectuará la rueda de reconocimiento de personas. Después de esa medida se revisará la prisión preventiva de los imputados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico