Los extensos viajes del funcionario investigado

Leonardo Aquilanti deberá demostrar cómo hizo para viajar tanto por Europa y otros lugares. Está imputado junto a su esposa e hija, quien estuvo un año en el Reino Unido. También sus propiedades quedaron bajo sospecha.

A Leonardo Aquilanti se lo imputa por un presunto enriquecimiento ilícito cuando era un funcionario del Poder Ejecutivo, dentro de la gestión de Mario Das Neves. Fue uno de los jóvenes que en el primer mandato del malogrado gobernador ocuparon lugares relevantes: en diciembre de 2003 fue designado al frente de Lotería del Chubut, secundado por Carlos Barbato, otro que ahora debe dar cuentas a la Justicia por el desmedido crecimiento patrimonial en estos años.

En la acusación que hicieron la semana pasada los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams hay mucha información sobre el nivel de vida que llevaban en los últimos años Aquilanti y su familia, que incluyó una cantidad importante de viajes al exterior.

En la acusación de Rodríguez y Williams figura que el 3 de marzo de 2012 Aquilanti y su esposa, Claudia Susana Zaffaroni –también imputada en la causa-, realizaron un viaje a Europa de 32 días. Para esa misma fecha del año siguiente, es decir en 2013, la pareja realizó otro viaje de 37 días, durante los cuales volaron en la aerolínea Turkish Airlines, recorriendo Turquía e Italia; en ese mismo mes, su hija Virginia –también imputada- viajó a Gran Bretaña vía British Airways, prolongando su estadía en Europa por 366 días.

Al año siguiente, en el mes de abril, Aquilanti y su mujer realizaron otro viaje, esta vez de 27 días, por México (vía Chile y Perú); y en octubre de 2014, otro con destino a Brasil, en donde permanecieron 11 días.

Posteriormente, en 2015, el matrimonio junto a dos hijos varones viajaron otra vez a Brasil. Mientras que esos hijos, en marzo del mismo año, realizaron un viaje a Europa que duró 36 días.

Los fiscales Rodríguez y Williams hicieron constar en la acusación que para esa época, ninguno de los hijos de la pareja registraba ingresos propios.

CON CREDITO DEL IPV

Otro aspecto que sumaron los fiscales a la investigación es la comparación de los ingresos del matrimonio y el nivel de gastos que tenían. Por ejemplo, con la adquisición de terrenos en Playa Unión y la construcción de la vivienda.

El detalle del escrito marca que Aquilanti adquirió en julio de 2006 un terreno en Playa Unión, abonando en ese momento $ 13.000 en efectivo y otros $ 15.000 a los 90 días. Por ese entonces, era asesor de Gabinete y percibía un sueldo de $ 3.000 mil pesos.

En junio de 2007, solicitó un préstamo al IPV por un total de $ 60.000, y luego ampliado a $ 84.000 para la construcción de una vivienda, cuya obra inició en septiembre de 2009. Para mayo de 2010, la casa tenía un avance del 96%.

Esta vivienda está valuada en 200 mil dólares y por ese entonces Aquilanti tenía un sueldo de $ 10.600 pesos. Posteriormente adquirió otra propiedad en Playa Unión, aseguran los fiscales.

En 2011, la esposa de Aquilanti hizo un ofrecimiento público y posteriormente abonó $ 74.550 a la Municipalidad de Rawson por un lote comercial ubicado en la avenida de ingreso por la Doble Trocha a la villa balnearia. Según la investigación, por ese entonces los ingresos de la pareja sumaban $ 13.000 mensuales.

Fuente: Diario Jornada

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico