Los hermanos Williams jugarán el Mundial separados

Iñaki y Nico Williams nacieron en España y comparten ataque en el Athletic de Bilbao. En Qatar 2022, representarán a Ghana y a España, respectivamente. La historia de una familia de refugiados y las diferencias con Jerome y Kevin Prince Boateng, único caso de hermanos enfrentados en una Copa del Mundo

El 23 de junio de 2010 en el estadio Soccer City de la ciudad sudafricana de Johannesburg Jerome vistió la camiseta número 20 de Alemania y Kevin Prince lució la 23 de Ghana. Era la segunda fecha del Grupo D de la Copa del Mundo y Alemania ganó 1 a 0. El 21 de junio de 2014 en el estadio Arena Castelao de la ciudad brasileña de Fortaleza Jerome vistió la camiseta número 20 de Alemania y Kevin Prince lució la 9 de Ghana. Era la segunda fecha del Grupo G de la Copa del Mundo y empataron 2 a 2. Alemania y Ghana volvían a verse las caras: también los Boateng. Habían sido las únicas dos veces en que dos hermanos jugaron en contra en un Mundial. Podrá repetirse el asterisco en Qatar 2022.

Prince Boateng nació en Ghana y se mudó a Alemania en la década del ochenta: escapaba del torbellino político social, de un nuevo golpe militar y se refugiaba en el Reinickendorfer Füchse, un equipo de fútbol de Berlín que le costaba para sostenerse económicamente. En 1987, fruto de una relación con una mujer llamada Christine, nació su primer hijo: Kevin. En 1988, fruto de una relación con una mujer llamada Nina, nació su segundo hijo: Jerome.

Prince los abandonó. Los hermanos vivieron sin referencias paternas en las casas de sus respectivas madres. Jerome se crió en un barrio berlinés de alto nivel adquisitivo. Kevin no: su infancia la vivió en Wedding, un humilde barrio obrero donde formó un carácter rebelde y desafiante. Sus tatuajes, sus vaivenes y sus controvertidas salidas de clubes contrastan con la personalidad sobria y serena de su hermano. Jerome decidió defender la selección de la nación de su madre. Kevin, que incluyó en su identidad el nombre de su padre, eligió los colores de su herencia paterna. Mantuvieron un trato cordial, apenas eso. Los saludos fríos en las ceremonias previas a los partidos graficaban cierto resquemor.

Los Williams podrán integrar el club de los Boateng: hermanos rivales en Mundiales. Uno es Iñaki. El otro es Nico. Los dos nacieron en ciudades distintas de España, a donde habían llegado desde Ghana sus padres en calidad de refugiados. “Yo veía las noticias, la gente jugándose la vida y le preguntaba: ‘¿Cómo llegaron ustedes?’. Y ella, siempre: ‘En avión, en avión’. De niño te crees todo lo que dice tu madre. Pero a medida que me hacía mayor, más consciente de las cosas, algo me hacía ruido. Y un día, seriamente, le dije: ‘Mamá, quiero saber la verdadera historia: por qué, cómo, cuándo, por dónde’. Y me lo contó. Pero si no le pregunto seguiría sin contárnoslo”, recordó Iñaki, en diálogo con El Correo.

El mayor nació en Bilbao el 15 de junio de 1994. Tiene 28 años. El menor nació en Pamplona, hacia donde se había desplazado la familia para que Iñaki cursara la escuela primaria, el 12 de julio de 2002. Tiene 20 años. El mayor usa la 9. El menor usa la 11. Los dos son delanteros, los dos juegan en el Athletic de Bilbao. El viernes 11 de noviembre Luis Enrique incluyó a Nico en los 26 seleccionados para representar a España en Qatar. El lunes 14 de noviembre Otto Addo incorporó a Iñaki en los 26 elegidos para representar a Ghana en Qatar. La Roja integra el grupo E y competirán contra Alemania, Japón y Costa Rica, mientras que las Estrellas Negras van por el grupo H y jugarán ante Portugal, Corea del Sur y Uruguay.

“Cada paso que damos en la vida tiene un significado, una evolución, una mirada al futuro que a su vez deja una huella, un legado. Mis padres me han inculcado siempre unos valores basados en la humildad, el respeto y el amor. Ellos me han enseñado la forma que tengo de afrontar la vida en esta lucha constante por seguir creciendo y trabajando para mejorar como persona y como profesional. Por eso mismo siento que ha llegado el momento de encontrarme con mis raíces y conmigo mismo. Y con todo lo que África y Ghana significan para mi familia y para mí”, expresa Iñaki en un video, donde agrega que quiere “devolver a Ghana una pequeña parte de lo que nos ha dado y lo que ha contribuido en mí como persona, como hijo, como hermano”.

Se llevan ocho años. Sus padres estaban poco en su casa porque tenían que trabajar. El mayor debía cuidar del menor. “Hemos pasado mucho tiempo juntos mientras crecíamos. Muchas veces le he tenido que echar la bronca. Era muy exigente”, remarcó Iñaki. En la habitación él dormía arriba y Nico abajo. Había una tele. Apareció una playstation que el mayor le regaló al menor. Cuando se enteraron de las citaciones, llamaron a su madre que estaba en Ghana. “Estaba súper contenta y muy orgullosa de nosotros. Nadie se podía imaginar que esto nos pudiera pasar”, recordó Nico. Son los hermanos que pueden replicar en Qatar 2022 el antecedente que solo pertenece a los Boateng.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico