Magaly Cuyul: "que estos animales sean destituidos de sus trabajos"

En abril de 2016, Magaly Cuyul entregó a la Justicia a su hijo José Barrales para que fuera condenado si se lo encontraba culpable del homicidio de Axel Barra, ocurrido en el barrio Máximo Abasolo. El joven es uno de los presos que según denuncia su madre fue golpeado en la Seccional Cuarta durante el fin de semana. "Quise ir por las vías legales bien, pero no para que venga la Policía y me lo torture como me lo torturó", cuestionó y pidió que el comisario Daniel Mellado, jefe de la comisaría investigada, sea apartado de sus tareas.

"Llegó una requisa, entraron y empezaron a golpearlos, a eso de las 3, los sacaron desnudos, esposados. El domingo a la mañana los sacaron para afuera a limpiar las manchas hemáticas", dijo Magaly Cuyul, sobre lo que su hijo José Barrales le contó que pasó en la Seccional Cuarta durante el fin de semana, luego de que César "Chatrán" Hernández fuera apuñalado en la comisaría.
Cuyul denunció la situación junto a los otros padres en la Fiscalía y está agradecida del equipo de operadores judiciales que la recibió, porque se tramitó el traslado de su hijo y fue revisado por el Cuerpo Médico Forense.
"Pero lo que más bronca me da es que el comisario Mellado, siga mintiendo y diciendo que ahí en la Cuarta nunca pasó nada, cuando siempre fue así y sigue sucediendo en diferentes comisarías", manifestó
"A mi hijo lo torturaron salvajemente. A mi hijo le hicieron cortes profundos en la cabeza, en la parte de la espalda lo torturaron mal. Lo pisaron durante la madrugada. Fue salvajemente golpeado y lo torturaron, fueron echados al patio, esposados desnudos en los patios de la comisaría. Lo tuvieron tirado en el suelo tirándole agua", graficó la mujer.
"Yo siempre callaba porque como siempre me amenazaba la Policía. Cuando yo iba a la guardia no es como dice Mellado, que uno se negaba a la requisa personal de cada familiar, yo jamás de parte mía y de parte de los otros papás, jamás tuvimos un problema de eso. En eso está mintiendo Mellado. Lo que hacían últimamente era palpar y nada más, cuando había que hacer sentadillas, lo hacíamos. Él sabe muy bien que todo es verdad, que los chicos fueron golpeados, fueron torturados", insistió Cuyul.
"Voy a seguir peleando por mi hijo y por los demás chicos que están privados de su libertad", subrayó.

"YO MISMA LO ENTREGUE"
"Yo misma lo entregué a la Justicia, por eso a veces uno se siente impotente, mi hijo yo lo entregué para que sea juzgado, porque yo no estoy acostumbrada a esto, quise ir por las vías legales bien, pero no para que venga la Policía y me lo torture como me lo torturó", se lamentó Cuyul.
"Para una mamá es muy difícil y muy doloroso, es feo para uno entregarlo a su hijo, y llevarlo a las autoridades para que decidan qué van a hacer con él. A mí me dolió mucho, no sabía qué hacer, uno se encuentra entre la espada y la pared, hable con él, decidimos si es verdad que hizo lo que hizo que lo juzgue la Justicia", se sinceró.
"Por esa misma razón yo me sentía culpable, lo llevé y lo entregué a las autoridades para que lo juzguen pero no para que lo golpeen y me lo dejen como lo vi ese domingo", agregó.
"El comisario Mellado tiene que ser apartado ya de sus tareas de comisario. Que lo aparten, un día se le va a ir la mano con los chicos y los van a terminar matando y después ¿a quién les vamos a reclamar?", interrogó.
"Lo único que espero es Justicia, que estos animales sean destituidos de sus trabajos", reclamó a las autoridades.
"Esa gente está ensuciando a toda la Policía buena", diferenció Cuyul y pidió: "tienen que ser apartados de sus cargos, porque no pueden seguir trabajando, golpeando y torturando, si los chicos se mandaron algo que los juzguen".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico