Mañana comienza el juicio por torturas a Solari Yrigoyen y la muerte de Amaya

El juicio por las torturas contra el dirigente radical Hipólito Solari Yrigoyen y por la muerte del abogado y militante, Mario Abel Amaya, ambas ocurridas durante la última dictadura cívica militar, iniciará mañana martes en el Tribunal Federal de Comodoro Rivadavia.

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia iniciará el 19 de marzo el juicio oral por la muerte del militante y abogado radical Amaya y por el secuestro y las torturas al también abogado de presos políticos, Solari Yrigoyen, durante la detención de ambos en la Unidad 6 de la ciudad Rawson.

Se tratará del primer juicio oral contra los hechos de la dictadura de Jorge Rafael Videla ocurridos en Chubut, lo cual será un nuevo punto de partida para la provincia, tras haber juzgado durante el año pasado lo que se conoce como la Masacre de Trelew.

Las causas tienen como imputados a Osvaldo Jorge Fano, quien era entonces el jefe de la penitenciaría en Rawson; a Jorge Osvaldo Steding, ex guardiacárcel del Penal de Rawson y a Luis Eduardo García, ex funcionario y conocido dirigente de la Unión Cívica Radical.

Mario Amaya murió el 19 de octubre de 1976 en la cárcel de Villa Devoto a la que fue derivado desde Rawson, en tanto Solari Yrigoyen sobrevivió a las torturas y su testimonio se convirtió en una pieza clave para la investigación.

El Tribunal se encuentra integrado por Nora Cabrera de Monella como presidente, Luis Alberto Giménez y Ana María D´Alessio como vocales, y Joaquín Carlos Ruggero, en su calidad de juez sustituto, mientras que los fiscales serán Fernando Gélvez y Horacio Arranz.

Las primeras audiencias del juicio se realizarán en el Cine Teatro "José Hernández" de esa ciudad, en la avenida Galina s/Nº, durante los días 19, 20 y 21 de marzo a partir de las 9 y se calcula que el proceso durará al menos hasta mayo mientras que se espera que declaren cerca de 40 testigos.

“MI UNICA EXPECTATIVA ES QUE SE HAGA JUSTICIA”

En diálogo con Télam, Hipólito Solari Yrigoyen, quien integró el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, destacó que "mi única expectativa es que se haga justicia y me reconforta saber que será lo que se conoce como un juicio justo, ya que tendrá todas las garantías".

En ese sentido, el ex senador nacional agregó que "el peor enemigo respecto a los Derechos Humanos es la impunidad, así que espero que con esto se llegue a un final en la causa, en la que el único procesado vivo es Osvaldo Jorge Fano, ex director de la Unidad penitenciaría de Rawson, y es uno de los más grandes responsables de estos hechos".

"Con Amaya vivimos los mismos episodios, sufrimos los mismos tormentos, fuimos trasladados a Rawson juntos, Amaya murió desahuciado, lo trasladaron a la cárcel de Devoto cuando ya su salud estaba muy desmejorada", recordó.

Yrigoyen recordó al abogado y ex diputado radical Amaya como "un gran demócrata, un genuino radical que luchó por el radicalismo desde siempre y sobre todo desde la temprana dictadura".

En ese marco, el ex legislador informó que el miércoles 20, segundo día del juicio será el momento en que declarará como testigo, mientras que el jueves lo hará su mujer.

DOS CAUSAS EN UN SOLO JUICIO

De esta manera, el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia juzgará dos causas en un solo juicio, porque los dos estuvieron presos en la unidad 6 de Rawson simultáneamente y los procesados son los mismos.

Solari Yrigoyen fue militante reformista en la universidad y miembro de la Unión Cívica Radical y dos veces senador de laNación. Sufrió atentados en 1973 y 1975 realizados por la Triple A y en 1976 fue detenido-desaparecido por la dictadura militar, para ser luego expulsado del país hasta el regreso de la democracia.

Fundó junto a Raúl Alfonsín el Movimiento de Renovación y Cambio  y participó del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas entre 1999 a 2002 siendo vicepresidente del mismo los dos últimos años.

Hasta el año pasado ejerció la presidencia de la Convención Nacional de la UCR.

Por su parte, Mario Abel Amaya fue también militante reformista en la universidad y miembro de la Unión Cívica Radical.

Fue detenido-desaparecido en 1976 por el V Cuerpo de Ejército con sede en Bahía Blanca y murió como consecuencia de las torturas.

Amaya asesoró a trabajadores y sindicatos. A comienzos de la década de 1970 defendió a presos políticos detenidos en la cárcel de Rawson, entre ellos al dirigente sindical Agustín Tosco.

   En 1972 se produjo una fuga de presos políticos de las organizaciones Montoneros y Ejército Revolucionario del Pueblo, durante la cual un  grupo quedó atrapado en el aeropuerto de Rawson.

Rodeados por fuerzas militares, los fugados exigieron como garantía la presencia de Mario Amaya e Hipólito Solari Yrigoyen. Pocos días después varios de los detenidos serían asesinados en lo que se conoce como la Masacre de Trelew.

Amaya adhirió al Movimiento de Renovación y Cambio que lideraba Raúl Alfonsín. En 1973 se presentó en su provincia como candidato a diputado nacional, ganando y asumiendo el 25 de mayo. En la madrugada del 17 de agosto de 1976, Amaya fue secuestrado de su domicilio por orden del general Acdel Vilas, subcomandante de la región militar 5ª.

En forma paraela, en Puerto Madryn, secuestraron a Solari Yrigoyen. Ambos fueron trasladados en avión militar a la Base Aeronaval de Bahía Blanca, y de allí al centro clandestino de detención "La Escuelita", que funcionaba en el Regimiento 181 de Comunicaciones. Luego fueron devueltos a Bahía Blanca y encarcelados en la cárcel de Villa Floresta.

Más tarde, ambos fueron trasladados a la cárcel de Rawson, donde sufrieron torturas. Amaya  fue llevado poco tiempo después a la cárcel de Villa Devoto donde murió a causa de las torturas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico