Mantienen en prisión a hombre condenado por abuso sexual agravado

Por pedido de la fiscalía, el tribunal colegiado integrado por los jueces Mariano Nicosia y Raquel Tasello, dispuso mantener la prisión preventiva de un condenado por abuso sexual agravado contra un menor de edad.

El hombre de 43 años de edad, fue condenado en diciembre del 2017, a la pena de ocho años de prisión, por haber sido encontrado autor y penalmente responsable por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

En este marco, los magistrados no hicieron lugar al pedido de prisión domiciliaria, solicitado por la abogada defensora del condenado. En consecuencia, resolvieron que se mantenga la medida de coerción hasta que la sentencia quede firme.

En la sala de audiencias de la oficina judicial se realizó una audiencia de control de la prisión preventiva. El Ministerio Público Fiscal, estuvo representado por la funcionaria Rita Barrionuevo. El condenado, en tanto, recibió el asesoramiento técnico legal de la abogada particular Alicia de Lourdes Dramesino.

En la oportunidad, Barrionuevo solicitó que se mantenga la prisión preventiva del condenado, en función de que no se registraron cambios en su situación procesal desde el momento que se impuso la medida.

Luego señaló que se trata de un caso de abuso sexual agravado por el vínculo, ocurrido en abril del 2017 en la localidad de Río Mayo.

Asimismo, agregó que en diciembre del 2017, el tribunal de juicio condenó al detenido a la pena de ocho años de prisión. A ello, sumó que luego del pedido de impugnación -presentado por la defensa en mayo del 2018- la Cámara en lo Penal de Comodoro Rivadavia, confirmó en todas sus partes esa sentencia.

En este marco, sostuvo que en octubre del 2018 el Superior Tribunal de Justicia, declaró inadmisible la impugnación extraordinaria que presentó la defensa técnica del condenado. Finalmente, la investigadora indicó que en febrero de este año, los integrantes del Superior Tribunal no hicieron lugar al pedido de concesión del recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En este orden, Barrionuevo, consideró que si bien aún falta la resolución de la admisibilidad o no de la queja ante la Corte Suprema, las instancias judiciales en la provincia de Chubut, se encuentran acabadas.

También manifestó que se mantiene el riesgo procesal de peligro de fuga, porque el procesado cuenta con una condena de ocho años de prisión de efectivo cumplimiento.

En este contexto, relato las características del hecho y los daños físicos y psicológicos que sufrió la víctima. Por todo ello peticionó que se mantenga la medida hasta que la sentencia quede firme o la próxima revisión de la medida.

A su turno, la abogada defensora se opuso a las solicitudes de la representante de la fiscalía. En tanto, consideró que se encuentran dadas las condiciones para requerir la aplicación de una medida de prisión domiciliaria en Comodoro Rivadavia, hasta que la sentencia condenatoria quede firme.

Tras escuchar los pedidos de las partes, los magistrados resolvieron mantener la prisión preventiva hasta que la sentencia de condena adquiera firmeza.

QUE SE DEBE HACER Y COMO ACTUAR CON UN NIÑO VICTIMA DE UN ABUSO

El Ministerio Público Fiscal del Chubut, a través del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito, realizó una serie de recomendaciones para tener en cuenta por parte de los adultos ante la posibilidad de estar frente a un caso de un niño víctima de un abuso sexual.

Además de aconsejar la realización de la denuncia en las distintas dependencias de la Comisaría de la Mujer, comisarías en general, ante la Policía Comunitaria, Asesoría de Menores, Juzgados de Familia o las Fiscalías, se hicieron públicas una serie de actitudes a tener en cuenta al momento de tener que atender a una víctima de estos hechos.

En primer lugar se indicó que se hace necesario “creerle” a la persona que cuenta su experiencia, no dudar en lo que cuenta, aceptar su versión, escucharla con calma, atención y respeto. Asegurarle que va a estar bien, felicitarlo por haberse animado a hablar y asegurarle que nada malo le sucederá por haber hablado.

“Abrazarlo”, es otra de las recomendaciones. “Si se ha animado a contarte es porque confía en ti y necesita de tu cariño y lealtad”, se indicó.

Es necesario además “no revictimizar” a la persona que cuenta lo ocurrido. No se puede pedirles que cuente una y mil veces lo que les pasó, ni cuestionarles porque no lo contaron antes ni lo evitaron. Si no lo hizo es porque no pudo.

CONTENCION

“Crea lo que el niño le dice y hágaselo saber”, es otra de las recomendaciones. No lo culpabilice de lo que pasó, al contrario manifiéstele lo valiente que es al contar lo sucedido. Exprésele que lo sigue queriendo igual, que la relación entre ustedes no ha cambiado. Hágale saber lo importante que es no guardar el secreto, y que necesita de otras personas para protegerlo. En todos los casos se hace necesario ayuda profesional. Un caso de abuso sexual requiere un abordaje multimodal, médico, psicológico-social y legal.

CONFIANZA

Los expertos formulan las siguientes recomendaciones a tener en cuenta para los padres y educadores en procura de propiciar la confianza de los niños factibles de haber sido abusados sexualmente.

Frases como “ten confianza en mí”, “puedes contarme lo que sea”, “quiero escuchar lo que quieres decir”, “yo puedo ayudarte a solucionarlo”, se transformar en claves al momento de iniciar la conversación. Para ello se hace necesario creerles, no hay que cuestionar la veracidad de los hechos porque cuando los niños lo cuentan, en general no mienten. Se hace necesario decirles además que no se sientan culpables. Casi siempre muestran sentimientos de culpabilidad, por loque es muy importante dejarle claro que él no tiene ninguna culpa. “Tu no habrías podido evitarlo”, es la actitud a tener en cuenta. Se hace necesario hacer que se que se sientan orgullosos por haberlo contado, ya que quienes comunican estos hechos, son valientes. “Estoy muy orgullosos de ti por habérmelo contado”, “has sido muy valiente en contarme esto”, es la respuesta adecuada.

Asegurarle que no le ha ocurrido nada, que el abuso no se repetirá y no habrá represalias. “Ahora que me lo has contado, ya no volverá a suceder”. “Se que ahora te sientes mal, pero te vamos a ayudar para que vuelvas a sentirse bien”, se aconseja decir., todo en un marco de afecto ya que es necesario hacerlos sentir seguros y queridos, sobre todo en situaciones traumáticas como en los caso de abusos sexuales.

EL ABUSADOR

Hablar de lo ocurrido y del agresor. El niño debe reconocer sus sentimientos. Hay que Animarle a hablar del abuso y hablar del agresor como alguien que necesita ayuda. “Quieres contarme cómo ocurrió?, “te ha hecho algo malo”?, son las preguntas necesarias realizar.

Para todo ello es necesario comunicar el abuso a la familia o a los servicios de protección de menores. Hay que informar a la familia lo ocurrido cuanto antes, para que busquen la ayuda necesaria y protejan al niño para que el abuso no vuelva a producirse. Si el abuso es intrafamiliar, se debe informar a un familiar directo del agresor. En estos casos conviene seguir el caso, llamando a la familia o concertando entrevistas con ella para comprobar si está intentando resolver el problema o si se está ocultando o negando, como ocurre muchas veces. Si está implicado el padre, hay que comunicarlo a los servicios de protección de menores para evitar que los miembros de la familia se organicen y silencien el abuso.

NO HACER

En todos los casos, desde el Servicio de Asistencia a la Víctima (SAVD), se recomendó no culpar al niño del abuso. No hay que reñirle o castigarle por lo sucedido, se haya resistido o no. Lo importante es no responsabilizar al menor, incluso en los casos en los que el agresor ha logrado que colabore. Nunca hay que abordarle con preguntas como “¿Por qué te dejaste hacerlo?”, “¿por qué no me lo dijiste antes?”, “¿por qué no dijiste no, huiste o luchaste?”.

Existen instituciones que están preparadas para ayudar a los niños y a sus familias en estas situaciones, tanto sea en asesoramiento legal, acompañamiento en acciones legales, y superación de las secuelas y consecuencias que, a nivel emocional, dejan en los pequeños abusados y sus familias, que también sufren.

El Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito está a disposición de las personas que han sufrido situaciones del abuso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico