Marcos Peña defendió la política del Gobierno sobre los pueblos originarios

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, fue consultado ayer por el conflicto con las comunidades mapuches de Villa Mascardi. En ese marco, defendió la política del Gobierno nacional con los pueblos originarios y aseguró que en el sur se da un fenómeno particular "con una minoría que ha ejercido un accionar más vinculado a la violencia que al camino del diálogo institucional". No obstante, evitó pronunciarse sobre la muerte de Rafael Nahuel, el joven asesinado durante un operativo del Grupo Albatros de Prefectura, aunque sí se refirió al impacto en las inversiones.

El Jefe de Gabinete Marcos Peña sostuvo ayer que dentro de las comunidades mapuches hay “una minoría que ha ejercido un accionar más vinculado a la violencia que al camino del diálogo institucional”, pero que “con gran parte de las comunidades mapuches no hay ningún tipo de conflicto”.

“Lo que se vive en el sur, a nuestro entender, con una minoría que ha ejercido un accionar más vinculado a la violencia que al camino del diálogo institucional, al menos hasta el momento, es un fenómeno muy particular que no habla de la cuestión de la que podría sintetizarse como un conflicto mapuche”, dijo el jefe de Gabinete ante una pregunta.

Ante la consulta de una periodista sobre si lo ocurrido en “la cuestión del conflicto mapuche en la Patagonia” afectaba “la expectativa de atracción de inversiones para el país”, Peña aseguró: “con gran parte de las comunidades mapuches no hay ningún tipo de conflicto; hay vínculo, diálogo y una agenda enorme de temas para trabajar, pero se enmarcan en ese camino institucional”.

La respuesta no incluyó ninguna mención directa sobre Rafael Nahuel, el joven de 22 años muerto durante un operativo del Grupo Albatros de Prefectura, en Villa Mascardi, aunque sí hubo una alusión al trabajo de la Justicia, del que el Gobierno es “muy respetuoso”.

El jefe de Gabinete defendió la política gubernamental sobre los pueblos originarios, al señalar que desde el primer día el Gobierno ha promovido su “jerarquización”, transfiriendo el Instituto de Asuntos Indígenas del área de la cartera social hacia la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, por “considerar que la idea de la política está vincularlo solamente a una cuestión social y no entenderlo como un tema de ciudadanía y derechos, empobrecía el debate”.

En ese sentido, mencionó la puesta en marcha de “un relevamiento que estaba pendiente hace muchos años para poder tener una presencia del Estado en un conjunto de situaciones, disputas y conflictos que puede haber, y se viene logrando a partir de la creación de un consejo consultivo y una instancia de diálogo permanente”.

Finalmente, concluyó que “el accionar violento” de este grupo “no reflejan para nada el sentir de la población de Bariloche, de Río Negro, Neuquén o Chubut”, y “no pensamos para nada que esto tenga que ser un motivo de alejar inversiones o alejar turismo o el interés del mundo por los distintos lugares de la Argentina”.

“Apostamos a que se pueda aplicar el estado de derecho como corresponde y para eso está trabajando la Justicia. Somos respetuosos de ese proceso y esperamos que ese camino redunde en que se pueda ir por el camino correcto, al igual que hemos participado de una mesa de diálogo que han promovido autoridades locales”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico