Más de la mitad de los argentinos aumentó de peso en cuarentena

Una encuesta señala que 6 de cada 10 argentinos (56,9%) admitieron haber subido de peso en el último mes. La mayoría aumentó de uno a tres kilos.

La cuarentena obligatoria a raíz de la pandemia de coronavirus obligó a cambiar los hábitos y uno de los temas recurrentes suele ser la angustia y la preocupación de mucha gente en relación a los kilos que ha ganado en este tiempo. Según una encuesta, esa preocupación es justificada: la mitad de los argentinos aumentó de peso.

De acuerdo a la información de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) 6 de cada 10 argentinos (56,9%) admitieron haber subido de peso durante la cuarentena. La encuesta se hizo entre casi 5.500 adultos de 18 a 70 años de todo el país.

Entre quienes sumaron kilos, la mayoría (el 78,5%) aumentó de uno a tres, mientras que el 18% subió de tres a cinco, y un 3,5% de los consultados tildaron en el cuestionario online la opción de más de cinco kilos.

"Este aumento de peso de uno a tres kilos en tan poco tiempo es significativo y nos preocupa. Incluso, el porcentaje que asume que ganó peso es del 56.9% y eso es muy relevante ya que nos alerta de la tendencia futura a aumentar de peso en estas personas”, dijo al diario Clarín Liliana Papalia, coordinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Argentina de Nutrición y Especialista en Nutrición y Obesidad de la Universidad Favaloro.

“Tengamos en cuenta que, dado que la gente está en una situación de sedentarismo obligado, este aumento de peso se refleja en ganancia de tejido graso que se distribuye en lugares en los que no debería estar y, además, contribuye a un proceso de inflamación inicialmente leve, el cual forma parte de la obesidad como enfermedad”, agregó.

Los datos de la Argentina, en principio, están en concordancia con números obtenidos en otros países. Por ejemplo, desde la SAN tienen conocimiento de una encuesta realizada en España que produjo resultados similares, aunque su alcance fue más limitado (900 personas evaluadas), que arrojó que casi la mitad de los consultados (46%) había aumentado de peso.

Desde la encuesta de la SAN también mostró que la mitad de los argentinos se reconoce comiendo por ansiedad.

A la hora de explicar por qué razón los argentinos cambiaron su ingesta durante este período, el 44,7% admitió que picotea entre las comidas.

En ese sentido, los especialistas de la SAN aconsejan que cuando nos invade la ansiedad o cualquier otra emoción negativa, es importante trasladarse a un lugar lo más alejado posible del ambiente con comida disponible. Otra recomendación es evitar tener a mano muchos alimentos, decisión que hay que empezar a tomar en el momento de realizar las compras.

Además, aconsejan buscar emociones placenteras como, por ejemplo, escuchar música, leer o simplemente poder hablar con alguien que sea positivo para nosotros y no dudar en pedir ayuda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico