Masiva demanda para poder vacunarse en el Pietrobelli

Pese a las altas temperaturas, la fila se hizo extensa afuera del Centro de Atención Primaria de la Salud. La mayoría tuvo que esperar alrededor de una hora para recibir la inmunización. Muchas personas que por compromisos laborales no pueden concurrir a los vacunatorios durante los días hábiles de la semana, aprovecharon el sábado para aplicarse la dosis que le correspondía.

“Llevamos una hora, pero avanza dentro de todo rápido”. Esa fue la conclusión de varios de los que estaban en la fila para vacunarse en el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) en el barrio Pietrobelli. Había que tener paciencia.

Llegaban en automóviles, colectivos y caminando, pero todos cumplían con un ritual característico: buscar la sombra lo más rápido posible. Es que las altas temperaturas hacían imposible quedarse bajo el sol, por lo que las personas buscaban la sombra. La buena noticia fueron los árboles de la plaza que brindaron refugio. “Si te quedás cinco minutos al sol, te cocinas vuelta y vuelta”, bromeó uno de los vecinos que leía una revista mientras esperaba.

La fila avanzaba de a poco y las estrategias se multiplicaron para que los casi 30 grados afecte lo menos posible. Muchos llegaron con su botella de agua congelada, otros compraban helados en los kioscos cercanos y algunos mojaban su cabeza para que el calor no los sofocara. “Si no estuvieran los árboles no podríamos estar acá. Es insoportable el calor de estos días”, aseguró una vecina mientras miraba a su nieta que estaba divirtiéndose con los juegos de la plaza. A los más chicos no les importaba el calor.

El paredón de la plaza fue otro de los aliados para quienes esperaban recibir su dosis de inmunización. La construcción permitió que los vecinos pudieran esperar sentados debajo de las sombras de los árboles y, por momentos, no sufrir los golpes de las altas temperaturas.

DE DIFERENTES PARTES

En el Pietrobelli asistieron personas de distintos barrios de Comodoro. Algunos se saludaban entre sí. No se conocían, pero se habían cruzado en la fila de otros centros de vacunación donde no fueron atendidos. Los reclamos se escucharon entre los vecinos. “Yo fui al San Cayetano y me dijeron que no vacunaban porque estaban desinfectando. El calor que hace y nadie nos avisó nada. Esperemos que ahora nos podamos vacunar”, sostuvo Carlos, que había llegado con su familia hasta el CAPS, que se encuentra frente al Colegio Domingo Savio.

Erica fue otra de las vecinas que cuestionó la falta de información sobre los centros de vacunación. “Me fui al Hospital Regional y me dijeron que no me iban a atender. Estuve haciendo la fila durante más de dos horas y me mandaron para acá. No tienen respeto por la gente. Tienen que informar mejor a la gente. No estamos para pasar toda una mañana con 30 grados haciendo fila. Si no nos agarramos coronavirus, nos vamos a insolar”, criticó.

Muchas de las personas que asistieron al CAPS del Pietrobelli, lo hicieron aprovechando que de lunes a viernes deben trabajar y se les hace difícil asistir a los centros de vacunación. “Soy empleada bancaria y por mi trabajo se me hace difícil ir con los chicos de lunes a viernes, por eso cuando me avisaron que estaba abierto el CAPS me vine como pude”, aseguró Malvina, quien asistió junto a sus dos hijos para vacunarse.

La jornada en el Pietrobelli no estaba prevista en el informe que entregó el Area Programática Sur, pero debió abrirse ante la imposibilidad de vacunar en otros lugares. Los vecinos lo entendieron y pidieron que se articule mejor la información para que no se vuelva a repetir lo que pasó hoy en el San Cayetano. “Yo cuento con auto y puedo moverme con mi familia, pero ¿y la gente que fue caminando al San Cayetano y no se pudo vacunar? Hay que hacer mejor las cosas. No puede volver a pasar lo de hoy”, exigió Carlos, mientras preparaba su carnet para vacunarse.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico