Milei habló en cadena y hubo "cacerolazos" en distintos puntos

El Presidente utilizó la cadena nacional para referirse a cuestiones económicas y elogiar al ministro Luis Caputo. Fue horas antes de la marcha federal universitaria y mientras hablaba comenzaron sonar sartenes, ollas y bocinas como protesta a la política de ajuste de Javier Milei.

"Este concepto de superávit fiscal, que parece solo una definición técnica que no hace a la vida de los argentinos, no es ni más ni más que el único punto de partida posible para terminar, de una vez y para siempre, con el infierno inflacionario que fue la Argentina desde la caída de la convertibilidad", afirmó este lunes Javier Milei en su discurso por cadena nacional.

Allí también dijo que "el superávit fiscal es la piedra angular desde la cual construimos la nueva era de prosperidad en la Argentina".

El Presidente destacó la presencia a su lado del "equipo económico, encabezado por el ministro Luis Caputo y el presidente del Banco Central, Santiago Bausili, para anunciar algo que hace tan solo unos meses parecía imposible en la Argentina": un superavit financiero de más de 275 mil millones de pesos el sector público nacional.

Milei dijo que esa meta fue alcanzada "en contra de los pronósticos de la mayoría de los dirigentes políticos, los economistas profesionales, televisivos, y petardistas tribuneros, los periodistas especializados y buena parte del establishment argentino" y que se logró "de esta manera, y luego de más de casi 20 años, un superávit financiero del 0,2 por ciento del PBI durante el primer trimestre del año.

"Entiendo que la situación que estamos viviendo es dura, pero ya hemos recorrido más de la mitad del camino. Este es el último tramo de un esfuerzo heroico que los argentinos estamos haciendo y por primera vez en mucho tiempo", aseguró Milei, quien luego afirmaría que no apeló a la licuación, algo que había admitido en entrevistas con periodistas amigos.

Además, dijo haber encontrado una situación económica “peor que la que llevó al ‘rodrigazo’” de 1975 y que en su declamado superávit los jubilados fueron de los menos afectados, a los que no pudo compensar salarialmente por culpa de la fórmula utilizada durante el gobierno de Alberto Fernández.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico