Nuevo presidente en Costa Rica fue sancionado por acoso sexual

El nuevo líder del país centroamericano carga con una sanción por conductas impropias entre 2008 y 2013 con dos jóvenes subalternas; él dijo que se trató de "bromas".

Conservador y derechista, Rodrigo Chaves entró a la política como un bólido. A alta velocidad eludió cuestionamientos de acoso sexual, cautivó a los descontentos con sus credenciales en economía y, ahora, será el presidente número 49 de la historia republicana de Costa Rica.

Chaves, quien asegura que asume el cargo con “humildad” y “responsabilidad”, promete “un gobierno justo, honesto y transparente, va a ser la mejor gestión de todas”.

Con una agrupación totalmente nueva, Partido Progreso Social Democrático (PPSD), y tenuemente recordado por sus 180 días como ministro de Hacienda entre 2019 y 2020, su nombre no estaba en el radar de muchos.

Incluso había quedado segundo en la primera ronda, 11 puntos porcentuales abajo. Sin embargo, tras una campaña de ataques mutuos con su rival, el centrista José María Figueres, los señalamientos de corrupción contra este último pesaron más.

”Parecía que las acusaciones de acoso le hacían menos daño a Chaves que las de corrupción a Figueres”, dijo a la AFP Alejandro Molina, del Observatorio de la Política Nacional de la Universidad de Costa Rica.

Fue del Banco Mundial, su mayor credencial profesional, de donde salieron la mayoría de cuestionamientos sobre su proceder. Este hombre, de aproximadamente 1,85 metros y de canas en cabello y barba, carga con una sanción de dicha entidad por acoso sexual, ante conductas impropias entre 2008 y 2013 con dos jóvenes subalternas.

”Rodrigo Chaves representa un perfil de hombre y de ejercicio en el poder más común de lo que creemos en Costa Rica y en el mundo entero”, indicó a la AFP la analista política Gina Sibaja.

Chaves fue sancionado en octubre de 2019 con un descenso a un puesto sin personas a cargo y la imposibilidad de un aumento de salario en tres años. Renunció aproximadamente un mes después.

Su defensa ha sido señalar que sus actitudes fueron “bromas” y “malinterpretaciones ante diferencias culturales”.

”Yo tengo una esposa, seis hermanas, ocho tías y dos hijas, tengo un profundo respeto por todas las mujeres”, le dijo a la AFP en febrero, antes de la primera ronda de las elecciones.

No obstante, este 28 de marzo, el Wall Street Journal insistió en que Chaves mantuvo sus conductas inapropiadas con personal en Indonesia entre 2018 y 2019, cuando dirigía dicha sede. Incluso, la publicación menciona que no obtuvo un puesto en Brasil porque trabajadores en ese país se negaron a su llegada, debido a su reputación.

”Nos preocupa que alguien así llegue al poder y se normalicen aún más las conductas de acoso y violencia hacia a la mujer” de parte de sus simpatizantes, comentó Rocío Jiménez, miembro del colectivo feminista Chicas al frente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico