Para evitar los descuentos, los docentes vuelven a las aulas, pero con retención

ATECh anunció que hoy será el último día de paro en Chubut y que a partir de mañana los docentes que aún adherían al paro regresan a las aulas. Al mismo tiempo, iniciarán la retención de servicios por el pago fuera de término de los salarios y por el atraso en la cancelación de los incrementos acordados en las paritarias.

La conducción de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECh) le notificó este lunes al gobierno provincial que hoy concluirá el paro docente en toda la provincia, pero que desde mañana -según definieron las asambleas escolares- iniciarán retención de servicios y asambleas durante media jornada.

De todos modos, la medida de fuerza iniciada el 22 de julio –al término del receso invernal- iba perdiendo adherentes con el correr de las semanas, tal como el mismo gremio admitió en su comunicado del sábado. El desgaste era lógico luego de 13 semanas.

Con esta nueva modalidad de protesta buscan evitar el descuento de los días de paro con el que viene amenazando implementar la gestión del gobernador Mariano Arcioni.

La nueva modalidad de protesta de los trabajadores de la educación forma parte de las resoluciones tomadas en las asambleas para evitar los descuentos de los días de huelga y poder seguir reclamando por la falta de pago de los aumentos salariales acordados en las paritarias del año pasado, que incluyen el ajuste por inflación de la cláusula gatillo.

Asimismo, los docentes siguen exigiendo la puesta en marcha de las soluciones edilicias necesarias en las escuelas y el pago en tiempo y forma de los salarios y el FONID; pero esencialmente reclaman que se paguen los sueldos en tiempo y forma evitando el pago escalonado de sus salarios.

DOS OLLAS Y DOS AÑOS PERDIDOS

En su última jornada de paro, los docentes de Comodoro montarán dos ollas populares, una frente al Ceret de Km 3 y la restante en adyacencias de la Escuela 737, ubicada en La Razón y Constituyentes.

Más allá de esto, la cantidad de días de clase perdidos este año en Chubut –no solo por el conflicto docente, sino por fallas de infraestructura- es histórica, razón por la cual hay una coincidencia generalizada de que para muchos estudiantes el año está perdido.

Al respecto, la diputada provincial Viviana Navarro fue certera cuando la semana pasada resaltó que los chicos que egresan este año de sexto “perdieron casi dos años enteros de clases”.

La diputada del Frente Para la Victoria aseguró que un niño que ingresó en 2012 a Jardín de Infantes y termina este año sexto grado “perdió 340 días de clases por los paros docentes”.

Para realizar su cálculo, tomó como referencia que el ciclo lectivo tiene 180 días, por lo que las sucesivas huelgas representan casi dos años completos sin asistir a los establecimientos. Por eso pidió la intervención de la Justicia para ponerle fin al conflicto.

Navarro presentó un proyecto de declaración instando al Poder Judicial que intervenga adoptando las medidas pertinentes para poner fin al conflicto educativo en Chubut, garantizando el derecho a la educación a los más de 172.000 niños y jóvenes chubutenses escolarizados.

En el mismo orden, solicitó a las autoridades judiciales que intervengan para garantizar el derecho a la libre circulación de personas por rutas y caminos provinciales y nacionales, “que habitualmente se ve avasallado por las metodologías de protesta adoptadas”.

Indicó que los jóvenes que egresen este año de la educación media pública “habrán tenido 430 días menos de escolarización, desde que ingresaron en el año 2006 al nivel inicial, debido a conflictos gremiales”. Según datos de la legisladora, “esto equivale a casi dos años y medio sin clases”.

Navarro sostuvo que por el mismo motivo, los niños que terminan este año del sexto grado de la educación primaria pública habrán tenido 340 días menos de escolarización, desde que ingresaron en el año 2012 al nivel inicial, “un equivalente a casi dos años sin clases”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico