Pasó el temporal y todavía no retiran a los abuelos del asilo clausurado

Desde el 24 de marzo que los abuelos esperan ser retirados por sus familiares. Los dueños del asilo "Dulce Corazón" volvieron a ser intimados con una clausura. En caso de que no haya respuesta con el traslado de los ancianos, Fiscalización advierte que hará público el número de cada responsable por la gente adulta mayor que se dejó abandonada en el lugar.

"Dulce Corazón", es un asilo que se encuentra ubicado sobre la avenida Italo Dell' Oro al 1200 de Kilómetro 8. El pasado 24 de marzo fue clausurado en un operativo que se realizó de manera conjunta entre as direcciones de Habilitaciones Comerciales y Bromatología, Secretaría de Salud, el área de Adultos Mayores dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano y Familia, y Policía de Km 8.

Allí se constaron un sinnúmero de falencias estructurales y el incumplimiento del permiso otorgado por provincia que establecía que se podía alojar solo a 9 abuelos, al momento de la inspección había 19.

"Dulce Corazón", cuenta con una escalera que no está en condiciones ni posee barandas y los pasillos son menores a un metro de ancho, lo que dificulta el paso de camillas. Además, los baños "no tienen puertas, los matafuegos están vencidos, no posee botiquín, ni médico responsable, ni siquiera cuenta con enfermeros entre el personal. Por esta causa, se dio el plazo de tiempo para que reintegren cada abuelo a su familia responsable. Sin embargo, paso la tormenta y aún hay 15 abuelos en el lugar.

La subsecretaría de Fiscalización, constató en las últimas horas que en el lugar "las condiciones empeoraron tras el temporal, no podemos olvidar que se trata de una casa común de plan de viviendas destinada a una familia y conviven en el lugar más de 20 personas, se vive con condiciones de hacinamiento", lamento el secretario de Fiscalización municipal Daniel Campillay.

Por esta causa, se labró una nueva acta de clausura y se intimó a que se reintegre a cada persona a su familia de inmediato. "En caso de que no se cumpla, porque vamos a seguir encima de este tema, vamos a hacer públicos en los medios el nombre y apellido de cada responsable de los abuelos, porque no se puede abandonar a la gente de esta manera", remarcó el funcionario. Sobre la decisión de seguir aplazando la clausura, Campillay reconoció que se hace de manera humanitaria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico