Patrullero descontrolado y a toda velocidad mata a un joven

Las víctimas compartían un asado con amigos cuando un móvil fuera de control los atropelló. El fiscal imputó al policía que manejaba el vehículo por homicidio culposo y ordenó su detención.

Un trágico accidente tuvo lugar el pasado viernes por la noche en el barrio de Villa Martelli, partido de Vicente López, donde el chofer de una patrulla municipal perdió el control del vehículo en plena persecución a un automóvil con perdido de secuestro y embistió a dos hermanos que se encontraban haciendo un asado junto a un grupo de amigos en una esquina, una escena habitual que se suele repetir en distintos puntos del conurbano bonaerense.

Según información oficial, una de las víctimas murió ayer por la tarde a causa de las heridas, en tanto que el chofer del móvil quedó imputado por homicidio culposo y el fiscal del caso, el doctor Gastón Larramendi, ordenó su detención.

El estremecedor hecho ocurrió minutos antes de las 22 del viernes, en la esquina de Carlos Melo y Comandante Benjamín Franklin, frente al Club Atlético La Escuelita, una institución deportiva del barrio, según precisaron fuentes policiales consultadas por Infobae. Todo ocurrió en pocos segundos. Las dos víctimas no pudieron hacer nada para evitar el impacto debido a la velocidad con la que circulaba el móvil policial.

Eran las 21.56, y seis amigos rodeaban una improvisada parrilla montada sobre la vereda, en la puerta de un galpón en cuyo interior se encontraba el resto del grupo. De un momento a otro, y mientras el parrillero de turno reavivaba el fuego, un Toyota Corolla color gris pasó a toda velocidad y llamó la atención de los presentes: todos frenaron la conversación que mantenían y giraron sus cabezas para seguir el camino del vehículo.

Tan sólo siete segundos después, apareció en escena un móvil de la Patrulla Vicente López que, de acuerdo a lo que confirmaron las fuentes de la fuerza a este medio, estaba en plena persecución al rodado que había sido detectado por el anillo digital en el cruce de Las Heras y Bolivia, en el barrio Las Flores. El automóvil tenía pedido de secuestro por averiguación de ilícito desde el pasado 15 de junio, por requerimiento del doctor Larramendi, titular de la UFI Vicente López Oeste.

Por causas que aún se investigan, el policía que conducía el patrullero perdió el control del mismo, despistó e impactó de lleno contra el poste de luz más cercano al grupo de amigos que compartía un asado. Dada la violencia del choque, el móvil también alcanzó a dos de los jóvenes y colisionó contra tres vehículos que se encontraban estacionados en esa cuadra.

Los otros tres jóvenes que estaban sobre la vereda lograron correrse a tiempo y salieron ilesos. Horrorizados, y como se ve en el video, se apartaron de la escena y apenas atinaron a auxiliar a unos de los heridos. En simultáneo, otro móvil de la patrulla municipal que participaba de la persecución frenó su marcha y los agentes de turno fueron los primeros en auxiliar a los lesionados.

“¿Pero qué pasó? ¿Están drogados? ¿Están borrachos? Dios mío, por favor... Son gente trabajadora...”, se escucha decir a una testigo del hecho en la segunda grabación que circuló por redes sociales, donde se observa a los dos ocupantes del patrullero todavía dentro del mismo, visiblemente shockeados por el choque y a la espera de recibir los primeros auxilios.

Los dos heridos de gravedad fueron atendidos inmediatamente por el SAME y trasladados a la guardia del hospital municipal Dr. Bernardo A. Houssay. Luego de ser asistidos en dicho centro de salud, continuaron siendo atendidos en los centros de salud asignados por su obra social. Pedro Pressavento, de 21 años, murió este sábado por la tarde a causa de las graves heridas sufridas, en tanto que su hermano Juan Carlos, de 23, continúa hospitalizado.

Fuentes del caso le confiaron a este medio que el padre de las dos víctimas, que cumple su condena por venta de drogas en el penal de Marcos Paz, recibió ayer sábado el permiso correspondiente para despedirse de su hijo.

En cuanto a los uniformados involucrados en el accidente vial, ambos ya recibieron el alta médica. Y a pesar de que se constató que no se encontraban alcoholizados ni drogados, el doctor Larramendi, a cargo de la investigación, imputó al chofer por homicidio culposo y ordenó su detención preventiva hasta que se complete el análisis de las cámaras de seguridad que registraron la secuencia.

Por su parte, la persecución policial continuó con otro móvil municipal y se pudo interceptar al vehículo en fuga en el cruce de Carlos Melo y Cochabamba, a tan sólo siete cuadras de donde ocurrió la trágica colisión. Dentro del mismo viajaban una mujer de 24 años y el conductor de turno, que se dio a la fuga a pie por los pasillos del barrio de emergencia Villa Melo. No obstante, olvidó su DNI en el interior del rodado y se verificó que sobre él pesa un pedido de captura, en una causa por averiguación de paradero que lleva adelante la UFI N° 7 de San Martín.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico