Paz acusó a Goodman de tener "un propósito político"

El ministro coordinador de Gabinete Marcial Paz lamentó la nueva negativa de los dirigentes de la Asociación de Trabajadores de la Educación a avanzar en la discusión paritaria a pesar del esfuerzo realizado por el Gobierno provincial que planteó un aumento de 1.200 pesos al básico con una cláusula "gatillo" y la opción de no descontar los días de paro.

El ministro coordinador, Marcial Paz no descartó la posibilidad de avanzar con un decreto y reconoció los intereses políticos que giran en torno a éste conflicto. “Acá estamos más cerca de una extorsión de una negociación salarial”, cuestionó.

“Goodman tiene un propósito político y está muy bien posicionado como posible candidato a diputado nacional”. Y reconoció su cercanía con dirigentes que monitorean desde Capital Federal, la situación del Chubut. “Pareciera que la cosa se empieza a mover. Está bien porque cualquier ciudadano puede tener intenciones, eso es correcto. El problema es cuando las intenciones son espurias y se utiliza un conflicto de ésta magnitud con ese motivo”.

“La histórica Abuela de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas fue recibida en un gesto por el gobierno. Su intento de mediación tenía más presencia política que una discusión laboral. Lo aceptamos para descomprimir la situación a partir del diálogo que propone el gobernador”, indicó el funcionario.

SIN MARGEN PARA DISCUTIR

“Hace cuarenta y ocho horas habíamos hecho una propuesta que era insuficiente para la dirigencia sindical y que consistía en primera instancia 750 al básico y 250 en octubre hasta llegar a mil. Ocurrió lo que preveíamos, que se rechazara, planteándose mil y cláusula gatillo y no descuentos. Después se tomó la decisión de ofrecer 1.200 al básico y ratificar la cláusula gatillo y sin descontar los días caídos. Fue rechazado también; sí o sí quieren 1.500 y sin descuentos. Estamos muy lejos de estar en una mesa de negociación”, describió Paz.

Y apuntó: “seguiremos esperando que haya una reflexión del arco sindical y que revean la situación porque estamos muy cerca de la negociación. Permanentemente nos exigen más a nosotros pero no vemos ningún tipo de actitudes nobles para poder acordar. Acá estamos más cerca de una extorsión de una negociación salarial”.

“Estamos generando propuestas para que se ponga fin al conflicto, levantando las tomas de los edificios públicos y los acampes como también restituir todo el sistema educativo. Hay una intolerancia por 300 pesos y creo que es una pretensión demasiado dura y excesiva”.

Respecto a la posibilidad de avanzar con un decreto, Paz expresó: “el gobernador tiene la mirada de promover el bienestar general, un concepto sublime de nuestra Constitución Nacional y la concesión política de priorizar los intereses generales de la Provincia .Si esto amerita los decretos están dentro del ejercicio de ese poder”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico