Perdió todo durante el temporal y hoy no puede darle de comer a sus hijos

Claudia es una madre soltera de cuatro hijos, uno de ellos con discapacidad, durante el temporal del año pasado perdió su hogar y hoy en día no puede hacer frente a los gastos para darle de comer a sus hijos: "hay días que lo único para comer es arroz con un caldito para darle sabor". La mujer pide trabajo. "No quiero vivir pidiendo", asegura.

El temporal que vivió Comodoro Rivadavia sepultó casas, autos y el futuro de muchas familias que pasaron de tener una casa propia a vivir en refugios y luego a alquilar. Muchas de estas personas vivían con una economía ajustada pero con un techo propio que hoy ya no existe.

Esta es la situación de Claudia, una madre de cuatro hijos, uno de ellos con discapacidad, quienes perdieron su casa durante la feroz catástrofe que azotó la ciudad: “estamos sin casa desde el temporal, cada tres meses tengo que pedir por nota para que me ayuden con el alquiler desde la Municipalidad", declaró a radio Camioneros.

Hay días que lo único para comer es arroz con un caldito para darle sabor

La mujer asegura que ella hace de todo para sostener su hogar, “vendo comida, pan, hago de todo pero la gente por ahí no compra. Hay días que lo único para comer es arroz con un caldito para darle sabor”, relató angustiada la mujer.

Claudia asegura además que “recibo una ayuda para pagar el alquiler de esta casa en la que vivo, pero cada tres meses tengo que hacer una nota. Estoy cansada de estar así, no tengo nada. Mi casa estaba en el asentamiento del barrio Moure, en la zona del zanjón y no quedó nada, se la llevó toda el agua. Yo no pagaba alquiler. Me dijeron que me quede tranquila, que yo salía en el listado, ya pasó un año, no me alcanza para los medicamentos de mis hijos".

Yo quiero trabajar, no quiero vivir pidiendo

Por la situación en la que se encuentra Claudia solicita que alguien le dé trabajo: “hago planchado, cocina, limpieza, me pueden llamar al 2975378742 para quien me pueda dar una mano con trabajo. Yo quiero trabajar, no quiero vivir pidiendo. También voy a ser 'cara dura' pero voy a pedir si alguien nos puede donar un lavarropas”.

A veces Claudia siente que se le vencen los brazos para sacar adelante un hogar con 4 hijos y una nieta: “a veces me dan ganas de tirar los guantes, pero tengo cuatro hijos, los miro y no puedo hacerlo”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico