Policía en estado de ebriedad les disparó 16 tiros a sus camaradas

Todos los involucrados son integrantes de la Policía Federal Argentina. Aparentemente estuvieron consumiendo bebidas alcohólicas y por "problemas personales", uno de ellos efectuó al menos 16 disparos contra tres de sus pares que se encontraban fuera de un departamento en el barrio 366 Viviendas. Afortunadamente no hubo lesionados.

Un efectivo de la Policía Federal Argentina (PFA) disparó contra tres de sus pares, en una noche de furia y alcohol. Afortunadamente no llegó a herir a los efectivos ni a transeúntes. Se contabilizaron cerca de 16 tiros.

Eran cerca de las 22:45 del sábado cuando los vecinos y transeúntes se vieron sorprendidos al escuchar una ráfaga de disparos desde un edificio ubicado en las calles Alvarez Arias y Maillo Blanco en cercanías del Cenin N°4 en el barrio 366 Viviendas de Río Gallegos. También en proximidades de playones deportivos y comercios.

Un agente identificado con el apellido Domínguez de 35 años, desde un departamento disparó contra otros dos agentes y un sargento de la PFA que se encontraban en la puerta del edificio. Aparentemente los cuatro se encontraban momentos antes consumiendo bebidas alcohólicas.

Se desconocen los motivos que llevaron al agente a efectuar los disparos contra sus compañeros. Debido a su estado de ebriedad, no llegó a lesionar a ninguno, pero si los disparos impactaron en un automóvil Ford Fiesta Kinetic (propiedad de unos de los efectivos agredidos) y en una casa lindante.

La Policía provincial fue alertada por los vecinos de los intensos disparos, por lo que rápidamente arribaron agentes de la Comisaría Tercera, Puesto 31, Comando Radioeléctrico y de la propia PFA.

Los miembros de la PFA que se encontraban fuera del edificio, entregaron sus armas a los uniformados e indicaron que un compañero de ellos que se encontraba en su departamento fue quien les disparó.

El agresor fue también demorado y trasladado a la Comisaría Tercera a disposición de las autoridades judiciales. Luego se allanó el departamento y se incautó una pistola 9 milímetros, y se hallaron vainas servidas y plomos.

Se ordenó que los cuatro agentes de la fuerza federal sean sometidos a exámenes toxicológicos y al barrido electrónico para establecer quienes dispararon, más allá que todos los testimonios coincidían que fue Domínguez el que lo hizo.

El Ford Fiesta Kinetic fue secuestrado y quedó en resguardo para ser sometido a pericias en el Cuartel Central de Bomberos. Colaboró en la investigación personal de las divisiones Canes y de Investigaciones.

Los cuatro implicados tras prestar declaración testimonial y ser sometidos a los exámenes, fijaron domicilio a disposición del Juzgado de Instrucción N°3. El departamento de prensa de la PFA informó anoche que el incidente se debió “por problemas personales” entre cuatro efectivos de la Delegación Río Gallegos.

El jefe de la PFA ordenó la separación de la fuerza de los involucrados y la instrucción de un sumario administrativo por parte de Asuntos Internos, indicando que “cualquier desviación tanto en la labor como en la vida personal de los uniformados que implique un quebrantamiento de la ley, habrá de ser considerada como una falta gravísima con la consiguiente generación de responsabilidades tanto penales como administrativas. Que quede absolutamente claro que la actual Jefatura de la PFA no va a tolerar ningún acto delictual ni de indisciplina de los integrantes de la institución”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico